San Lotano The Bull

Publicado: 21 julio, 2014 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

AJ Fernández ha puesto empeño en el logro de esta presentación: la media lámina de cedro quemada con la estampa del astado, la cinta negra y el característico envoltorio para preservarlo. No es una presencia con aspiraciones de elegancia. Se trata más bien de una imagen que promete una rusticidad bien cuidada. Y esa intención encaja con lo que entrega este robusto de la línea The Bull, lanzada este año al mercado.

Al despojarlo de esa vestimenta sí encontramos un cigarro elegante, de líneas bien definidas, con una capa sedosa y brillante por la que se deslizan los dedos.

Las bocanadas de arranque son amargas, con un marcado sabor a hoja fermentada y de ataque medio al paladar. Es curioso, pero de alguna manera lo sedoso de la capa de Sumatra ecuatoriano se proyecta como una sensación en el retrogusto.

Una sensación agradable, claro está.

La construcción es impecable y el tiro por demás generoso, de modo que no hay que cortarlo mucho para no pecar por exceso.

La liga de tabaco cultivado en sus plantaciones de Nicaragua produce una fumada que se va revelando cremosa, de una intensidad oscilante y con un aroma penetrante, de esos que ocupan el espacio. Y esto genera la expectativa de que a partir de este punto evolucionará hacia algo cada vez mejor.

El segundo tercio es el momento de la consolidación: la fortaleza se hace notar, la intensidad de sabores y la impresión en el paladar se incrementan y uno vuelve aquí a entender el trabajo serio y bien pensado que hay detrás de un cigarro como este: fiel a su “tono” familiar pero al mismo tiempo diferente de los otros San Lotano.

Es decir, se parecen un poco, son parientes, pero no son lo mismo.

Y así como de repente, la experiencia se hace aun más cremosa, con destellos picosos  y un contraste entre lo amargo y lo dulce.

Al borde del tercer tercio queda claro que esta no es una fumada fácil, que el nombre –The Bull- no es un mero capricho. Hay que llevarla poco a poco debido a su intensidad y fortaleza y –mejor aun- para prestarle mayor atención a los matices que entrega, hasta llegar a ese final especiado, picante e intenso.

Y aquí va una recomendación que puede sonar extraña: fume el The Bull en un lugar fresco o en algún espacio con aire acondicionado. Cuando lo haga lo entenderá.  –oscar medina / @vitolario

 

 Distribuye Panatrading – [email protected]

pixelstats trackingpixel

One Comment on “San Lotano The Bull”

  1. Julio Vergara

    Saludos Oscar.-

    Buena reseña, en especial el consejo que das al final, he probado varios ejemplares de gran fortaleza y además de el clima fresco es muy recomendable fumarlos luego de una comida, nunca con el estómago vacío…

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...