Cuadernos del XV Festival: El “creador” del tabaco cubano

Publicado: 9 abril, 2013 por Administrador en Doble corona Enviar este post por email Enviar este post por email

Eumelio Espino fue uno de los conferencistas durante el XV Festival del Habano. Fue presentado como el “creador” de la variedad de tabaco con la que hoy se elaboran los habanos. Espino es, de hecho, asesor científico del Instituto de Investigaciones del Tabaco, y esa tarde decidió detallar a los asistentes algunos de los 539 pasos que deben ser transitados desde la semilla hasta ese cigarro que ahora reposa en tu humidor o que quizás sostienes en tus manos mientras lees estas palabras.

539 pasos: es un largo y laborioso camino en el que 395 se realizan nada más en la fase agrícola que arranca con la producción de la semilla que preserve las características originales del tabaco cubano: “La responsabilidad es del genetista”.

 ¿Cómo fue ese proceso para crear la variedad de tabaco que se cultiva hoy en Cuba?

Lo primero que tengo que explicar es que para el mejoramiento del tabaco en Cuba se emplean los métodos convencionales, es decir, para nada la transgénesis. No hacemos transformaciones genéticas. Usamos métodos convencionales: cruzamiento intervarietal y selección. Y con la utilización de esos métodos siempre buscando entre los dos progenitores uno que sea el donante de los caracteres que nos faltan en la variedad tradicional, hemos logrado obtener nuevas variedades resistentes a las principales enfermedades, con alto potencial de rendimiento y –sobretodo- que perpetúan la calidad organoléptica que distingue al tabaco negro en el mundo. Eso es muy importante.

¿Cuándo fue el hallazgo?

En el año 1994.

¿Qué había antes y qué se logró a partir de 1994?

A partir de la década de los años cuarenta comienzan a cultivarse en Cuba tres variedades fundamentales: Pelo de oro, en la región central y oriental del país y que era destinado a la cigarrería y al consumo nacional; y en Pinar del Río y en La Habana, fundamentalmente la variedad Criollo, para tripa y capote; y la variedad Corojo, para capa. ¿Qué pasó? Reaparece el moho azul en 1979 en Cuba y destruyó 95% de la producción de tabaco nacional. 95% de alrededor de 60 mil hectáreas, para que tengan una idea del tamaño del desastre que ocasionó esto.

Afortunadamente, en el año 80, surge en el mercado un producto fungicida, el Ridomil, con una eficacia asombrosa, y ello nos permitió seguir cultivando las variedades tradicionales durante unos cuantos años más.

Pero en 1994 ya el hongo se había hecho resistente a ese producto. Y vuelve a producir un daño considerable en nuestras plantaciones. En ese entonces teníamos dos nuevas variedades, La Habana 92 y La Habana 2000, resistentes a la enfermedad y con buenas características de producción y calidad, que lograron la continuidad del cultivo del tabaco en Cuba. Yo estoy convencido de que sin variedades resistentes es imposible continuar produciendo tabaco porque la cantidad de agroquímicos sería tal que los residuales no te iban a permitir comercializarlo. Afortunadamente, ya contamos con esa base.

¿Lo que engloba el concepto de tabaco negro cubano son diferentes variedades o es una sola?

Me gusta esa pregunta porque se cometió el error histórico en el mismo marketing de Habanos SA, cuando se decía que si no era Criollo y Corojo no era habano. Eso es falso. Son variedades dentro del tipo de tabaco negro cubano, que se caracteriza por un patrón organoléptico que es catalogado como el mejor del mundo dentro de lo que son los puros. Y ese es el tipo. Teniendo o manteniendo ese patrón organoléptico estás dentro del tipo de tabaco negro cubano. Y puede haber “ene” variedades. Las actuales variedades comerciales son de tabaco negro cubano, si no, no darían materia prima para los habanos.

Muchos fabricantes de tabacos no cubanos aseguran que utilizan semilla cubana…

He tenido que ir a juicio por eso y he podido demostrar que eso es falso. La calidad del tabaco negro cubano depende de cuatro grandes factores: suelo, clima, tipo de tabaco y hombre, no solo como productor agrícola sino como obrero industrial también. Cuando falta uno de esos cuatro elementos, no hay habano. De aquí se llevaron al triunfo de la revolución, la semilla y la fuerza de trabajo para lugares tan cercanos como República Dominicana y Nicaragua, pero no se pudieron llevar ni el suelo ni el clima. Y hasta ahora no han podido ni van a poder obtener habanos. Por tanto, que digas que es a partir de semilla cubana, dime entonces dónde la cultivaste: si es fuera de Pinar del Río, fuera de Vuelta Abajo… Es que ni siquiera es en todos los lugares de Cuba. La tripa y el capote se da en las vegas finas de Vuelta Abajo nada más. Es allí donde existen las condiciones para que exprese todo su potencial genético. Si sacas a las plantas de ese hábitat, ya no dan materia prima para los habanos.

¿Es decir, que sí es posible que tengan la semilla, pero no va a lograr su potencial genético fuera de las zonas de cultivo cubanas?

Es posible que la tengan. Pero aunque se lleven la fuerza de trabajo, aunque utilicen la misma tecnología, la semilla de la variedad correspondiente si no tiene los otros dos factores –suelo y clima- entonces no tendrán habanos. Eso está comprobado. No logran nada.

¿Se sigue trabajando en nuevas variedades?

Sí, como no. Eso no acaba nunca. En este momento estoy enfrascado en la creación de nuevas variedades que ya casi tengo a punto.

¿Qué es lo que se persigue, lo que se busca en una nueva variedad?

Se persigue que la planta que era resistente se haga altamente resistente. La variedad que tenía un potencial de rendimiento equis, aumentárselo. O sea, ir mejorando dentro de las ya mejoradas. Eso no es un trabajo que se acaba con la obtención de una variedad porque siempre es susceptible de obtener algo mejor. Pero siempre preservando la calidad organoléptica que distingue a nuestro tabaco en el mundo. -oscar medina

FOTO DE EUMELIO ESPINO: CORTESIA DE ARTURO MARTINEZ

pixelstats trackingpixel

9 Comments on “Cuadernos del XV Festival: El “creador” del tabaco cubano”

  1. Carlos Brandt

    Saludos Oscar.
    Excelente entrevista, gracias por compartirla con tus asiduos lectores.
    Un abrazo

  2. Administrador

    carlos, muchas gracias por leerla y por tu comentario. saludos

  3. luis jose

    estimado oscar muy buena la entrevista y supongo que es algo mas extensa me encantaria saber si podriamos disfrutar de mas de ella sobre todo de la parte del trabajo genetico saludos

  4. Manuel Arcaya

    Muy buena la entrevista Oscar, perseguiste el detalle.
    De primera mano (y vaya que es una primera mano), confirmo que existe semilla cubana en otras regiones.
    Hasta ahora no sabía si creer en el discurso de algunos productores que publicitan el origen de su semilla.
    Sin embargo, siendo el tabaco un producto orgánico es también completamente cierto que la composición del suelo y el clima particular de cada región, aportan mucho al producto final.
    Mi opinión en resumidas cuentas es que (para mi pesar y el de muchos que sufrieron) los aficionados salimos beneficiados del desastre revolucionario cubano.
    Estamos obteniendo a consecuencia de lo anterior; una intensa competencia, más y mejores productos para escoger.

  5. Administrador

    luis, apenas pude conversar con él unos pocos minutos al terminar su conferencia, lamentablemente. quizás buscando en la web podrías encontrar algo más, aunque supongo que habrá cosas que para ellos deben ser un secreto como la receta del ponche crema de eliodoro gonzález p… entiendo que este señor tiene un libro y está por publicar otro este año. gracias por tu interés y tu comentario

  6. Administrador

    gracias manuel. saludos

  7. Gerardo

    Óscar, excelente entrevista y muy didáctica aunque fue corta disipo muchas dudas. Realmente interesante el componente científico que posee la elaboración de los habanos, además de la dedicación y esfuerzo de un número grande de personas. Saludos

  8. Miguelito

    Excelente la informacion transmitida a travès de esta entrevista y conferencia, datos importantes y bueno Cuba sigue en su ferrea lucha de no dejarse equiparar con los Puros producidos en Centroamerica (llamese Rep Dominicana, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, etc) con su fundamento basico de los cuatro “pilares” de los Habanos: “suelo, clima, tipo de tabaco y hombre”… en especial los dos primeros siguen sustentando esta tesis.

    El placer de fumar un Habano quiza sea dificilmente igualado por otros… pero no hay que dejar a un lado las nuevas experiencias y gustos con los puros centroamericanos… esta por asi decirlo “competencia” ayuda a que el control de calidad en Habanos S.A. sea ojala cada vez mejor.

    Gracias a Oscar por traernos esta pagina mas de los Cuadernos del XV Festival.

  9. Guillermo

    Excelente! gracias por estos micros de información…. son muy interesantes

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...