Cuadernos del XV Festival: A fumar sentados (1)

Publicado: 13 marzo, 2013 por Administrador en Doble corona Enviar este post por email Enviar este post por email

Es cierto eso que dicen: al llegar a La Habana asombra esa sensación de estar en un lugar donde el tiempo se ha movido a un ritmo diferente, donde el calendario ha sido otro. Y al andar entre sus calles persiste la idea de que la ciudad es como una mujer imponente y hermosa que ha agotado sus alforjas y nunca más pudo maquillar su rostro, pero que aun conserva la impronta de su esplendor y algunas joyas que se salvaron de la casa de empeño.

Sorprende también la libertad del humo. En el mismo aeropuerto, ya puedes ver a alguien disfrutando de un café con su tabaco encendido. Aquí, de hecho, se fuma en todas partes. Literalmente. En bares, en restaurantes, en el lobby del hotel, en el ascensor, en los pasillos, en las plazas, en la calle, en el taxi: el habano tiene puerta franca a donde vaya.

Y más en estos días en medio de la celebración del XV Festival Internacional del Habano, realizado entre el 26 de febrero y el 2 de marzo.

La primera parada de este viaje fue en el Palacio de las Convenciones, el lugar donde cada año se desarrollan las actividades del festival. Una vez acreditados, nos fuimos al Hotel Meliá Habana y apenas al llegar y dejar las maletas en las habitaciones, no hubo manera de esquivar el llamado del tabaco. El hotel tiene un acogedor local de La Casa del Habano manejado prácticamente por mujeres a las que se suma la que debe ser la torcedora más elegante de la isla. Dentro de su humidor los ojos pasean inquietos entre las cajas y cuesta decidir por dónde empezar. Al final me inclino por un enorme y atractivo Montecristo 520 Edición Limitada 2012: mi primer habano en Cuba.

El puro resulta estupendo. Y más ahí, sentado en un mullido sofá, saboreando un buen ron venezolano, proporciona un momento de sosiego y disfrute tras un largo día de viaje. Pero pese al madrugonazo hay más. La primera cena servida de masitas de puerco, arroz, plátano y frijoles en el restaurante El Aljibe. Y en la pequeña tienda vecina, un tesoro: la caja de Punch Double Coronas fechada en 2006 comprada por Armando Leefmans, gerente de La Casa del Habano de Barbados, que será abierta y degustada casi de inmediato.

Mejor cierre para la llegada a Cuba no pudo haber: en el enorme lobby del Meliá Habana, escuchando música en vivo, cómodamente instalados y fumando este maravilloso Punch con tantos años encima que resultará ser de las fumadas más notables del viaje.

 

A lo que vinimos

El martes 26 de febrero, a las 9:30 de la mañana, experimenté algo que nunca había vivido antes: estar en una conferencia de prensa donde casi todos los asistentes fumaban un habano. Todos cómodos, sin acumulación de humo. Todo bien.

Allí la plana mayor de Habanos S.A. anunció el comienzo del XV Festival con un video que recogía imágenes de todas las ediciones anteriores. Ana López, directora de Marketing Operativo, fue la vocera principal del encuentro. Habló, entre otras cosas, de los más de 1.500 participantes de más de 70 países que habían llegado a La Habana en esta ocasión y de los 60 expositores que ocuparían la feria comercial. Anunció la presentación de las nuevas vitolas de Montecristo que serían degustadas esa noche en una fabulosa fiesta en la fortaleza El Morro: el Petit Nº2 y el Double Edmundo con los que, además, la marca estrena una anilla de seguridad.

Comentó sobre la nueva joya de Partagás: el Gran Reserva Lusitania Cosecha 2007, creado por el maestro ligador Arnaldo Vichot, a quien después conoceríamos durante la visita a la fábrica. Y habló en detalle del relanzamiento de la marca Vegueros, una apuesta dirigida a un sector intermedio con un habano relativamente económico que estará disponible en tres pequeños formatos interesantes, torcidos en Pinar del Río.

A la hora de las preguntas y respuestas, asomaron algunos números: en 2012 el Grupo Habanos obtuvo una “cifra de negocios” de 416 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 6% con respecto al año anterior. Se trata de un registro positivo considerando la crisis económica que sufren sus principales mercados europeos y que se explica en buena medida por el crecimiento de sus mercados emergentes: Asia-Pacífico, Medio Oriente y la Europa del Este (con Rusia a la cabeza con 10%), además de los resultados alentadores en Alemania (creció 12%), Francia (+3%) y Suiza (+14%).

Y no podía faltar el tema del bloqueo. Habanos estima que el no tener presencia en Estados Unidos les ha hecho dejar de ganar entre 350 y 400 millones de dólares. Pero el efecto de las restricciones impuestas a Cuba van más allá: las modalidades de compra de insumos a otros países multiplica los precios en dos y tres veces su valor y encarece igualmente los costos de transporte. En este sentido, estiman que “la afectación” en la compra de insumos es de alrededor de 400 millones de dólares. Pese a todo, señalaron que están en capacidad de atender una eventual demanda de los fumadores estadounidenses. Calculan que en caso de entrar a ese país podrían vender 50 millones de unidades en el primer año hasta alcanzar una estabilidad en torno a los 150 millones de habanos. Pero eso está por verse y nada indica que la puerta se abrirá en el futuro inmediato.

En América, su segundo gran mercado después de Europa (54%), las ventas crecieron 9%, con Cuba como su primera plataforma. Le siguen Canadá, México, Argentina, Brasil, Perú y Ecuador. Y la tierra prometida es Asía-Pacífico, donde se han duplicado las ventas cada año desde 2008. China ha sido el tercer país con mayor consumo durante los últimos dos años (España sigue a la cabeza). Y el potencial de esa zona aun no se ha explotado en toda su expresión por esta industria que emplea a 250 mil trabajadores dentro de la isla.

Más adelante, en otra conferencia, se dieron otros datos: Romeo y Julieta fue la marca con más ventas por unidad mientras que Cohiba lo fue en valores. Las dos vitolas más vendidas fueron Robustos y Petit Coronas. El habano más vendido en términos de valores fue el Partagás Serie D Nº4 y en cuanto a unidades, el Montecristo 4 recuperó su sitial de honor en la lista.

Pero fueron enfáticos en algo: mantener oculta la cifra total de unidades vendidas en el mundo.

 

Al campo

Muy temprano, el miércoles 27 nos fuimos a Vuelta Abajo, doblemente satisfechos: por la fiesta de bienvenida de la noche anterior en la fortaleza de El Morro y por la noticia de que José Gregorio Pereira se había convertido en el primer venezolano en pasar a la final del Concurso Internacional de Habanosommelier gracias al desempeño de su propuesta de maridar ron y chocolate venezolanos con un Vegas Robaina Unicos, al que uno de los jurados –sorprendido por la elección- llamó “el patito feo de las Pirámides”.

Tuvimos la suerte de un destino con peso histórico. Nos tocó visitar la vega de Hoyo de Monterrey, esa misma donde aun persiste el enorme arco de entrada con el hierro de la casa fundada por el catalán José Gener en San Juan y Martínez (Vuelta Abajo) en el año 1860.

Es un lugar curioso. Al traspasar el arco lo que se ve es un conjunto de pequeños edificios. Pero unos metros más allá, justo detrás de los bloques, se extiende el hermoso manto verde de la siembra de tabaco que desde hace diez años está a cargo del veguero Félix Osorio y de su hijo Félix Osorio Jr. Allí, en 5 hectáreas se producen unos 250 quintales de tabaco cada año para tripa y capote que van enteramente a la manufactura de habanos para la marca Hoyo de Monterrey.

En estas tierras que llevan unos 150 años produciendo material de primera calidad, pudimos visitar una de sus dos “casas de tabaco”: un enorme galpón de ubicación, altura y dimensiones específicamente concebidas para la primera fase del secado y tratamiento de la hoja. Adentro, el tabaco cuelga en medio de una penumbra que se rompe aquí y allá por el caprichoso efecto de la luz del sol que se cuela y se matiza creando hermosos efectos dignos de fotografía.

 

Eso, que tanto hemos visto en libros y revistas, ahora está aquí frente a los ojos, el tabaco al alcance de la mano, la planta dispuesta para el tacto…

La jornada fue productiva: visitamos la vega, la escogida, la sección de despalillo, vimos los bultos de hojas reposando durante su primera fermentación y hasta pudimos conocer una de las casas de secado controlado, un pequeño infierno de calor y humedad que acelera el proceso y dentro del cual no puedes permanecer sino unos pocos minutos.

Durante toda la visita, Carlos Lander, el director del Grupo Verilux, asumió el papel de guía junto a los vegueros y dentro de la casa de tabaco recibió una lección:

-¿Usted fuma?, le pregunta a una señora entrada en años, afanada con las hojas

-Sí, de vez en cuando fumo

-Bueno, le voy a dar un tabaco para que fumemos

-Démelo, pero me lo fumo después

-Ah no, tiene que fumarlo aquí con nosotros… Seguro que lo va a guardar para dárselo a su esposo

-Nooo. Lo que pasa es que yo fumo sentada, así no. A mi me gusta es fumar sentada.

En la noche, ron y habano en mano, apoltronado en el lobby del hotel, reconozco la sabiduría de la viejita de Vuelta Abajo: no hay nada como fumar bien sentado… -texto y fotos: oscar medina

 

pixelstats trackingpixel

4 Comments on “Cuadernos del XV Festival: A fumar sentados (1)”

  1. Manuel Arcaya

    Te felicito por la narrativa Oscar.
    Insita a la imaginación, trae a la melancolía que evocan las conversaciones de los viejos sobre La Habana y el arte del buen tabaco.
    Hasta hace pasar a segundo o tercer plano la realidad humana de sus habitantes, para sacar lo mejor (y poco) que tienen; su eminente importancia en el mundo por la producción artesanal del tabaco.
    Definitavamente estoy esperando por la próximaentera con ansias y sana envidia (por no haber estado allí).
    Por último, quiero felicitar públicamente a José G. Pereira, por el “Segundo” lugar en la competencia de Habano Sommelier. Y las comillas son explícitas para definir esa posición, pues ya me enteré (por referencias de otros asistentes al festival) del curriculum familiar del “ganador” y de la presentación final que éste hizo, en donde lo menos que le ocurrió fue un temblequeo de las manos por los nervios.
    Así que felicitaciones nuevamente a J.G. Pereira, bien merecido el reconocimiento a su esfuerzo por el estudio, la investigación y el servicio.

  2. Carlos Brandt

    Saludos Oscar.
    Gracias por la reseña. Bonita y pedagógica. De seguro debe ser una grata experiencia.
    Saludos.

  3. Jose G. Pereira

    Estimado Manuel,

    Mil Gracias por tus felicitaciones y esas palabras de apoyo, super complacido también con esta primera descripción del viaje que hace Oscar.

    Un Abrazo a Ambos

  4. Carlos L

    Por mi parte puedo apuntar que el viaje fue muy interesante y la delegacion venezolana fue extraordinaria. Los amigos de Valencia, Arturo, Oscar, Fernando, Armando y por supuesto nuestro Sommelier. Considero que fumamos mucho y muy bien y los mas importante tuvimos la oportunidad de aprender y compartir entre amigos del Habano. HAY QUE REPETIRLO EL AÑO QUE VIENE… Gracias por la compañia a los viajeros

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...