Alec Bradley Tempus Magistri Maduro

Publicado: 16 enero, 2013 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

Este cigarro tiene muy buena pinta. Tanta que terminé probándolo de una pequeña caja ajena porque tras un par de días en mis manos, ya no aguanté la curiosidad. Y me llevé tremenda sorpresa. Al momento de escribir estas líneas ya me he fumado seis. Y todos los he disfrutado enormemente.

El Magistri forma parte de la línea Tempus, a la que se añadió en el año 2008 enriqueciendo la oferta con su difícil formato: Perfecto. O, en este caso, “Big Perfecto”. Como quiera que se le diga a este figurado, es un gran acierto de la casa Alec Bradley. Magistri, con 6 ¾ de pulgada y cepo 54 en su parte más gruesa, es el más largo de los cigarros Tempus. Torcido en la fábrica Raíces Cubanas, en Danli, Honduras; su capa madura es de hoja cosechada en México y el resto de su composición es de tabaco nicaragüense y hondureño.

Además de su aspecto y su vistoso doble anillado, lo primero que llama la atención al encenderlo es el sabroso golpe de sabor entre achocolatado y dulce que impacta en el paladar junto a la percepción de profundidad en lo que resulta una conjunción de buen augurio: esto tiene que salir bien.

Por su forma, se trata de un cigarro de arrancada lenta que va prodigando humo a medida que avanza en su quemada. Podría decirse que eso contribuye a crear un efecto de “más”: cada vez más intensidad, cada vez más sabor. En esencia la paleta de sabores se mantiene más o menos estable dentro de su gustoso rango que va desde el chocolate –o cacao, si se prefiere así-, algo de especies, madera y cierto dejo de café. Se mantiene, pero se torna cada vez más marcada y estimulante.

En el segundo tercio la experiencia entra en un plano un tanto más suave y bastante placentera en la que se perciben estos elementos de sabores con algo más de diferenciación. A medida que se aproxima al último tercio recobra intensidad y hasta se hace más marcada la impronta de la madera.

El Magistri es un tabaco que se disfruta sin prisas, paladeando sin apuros. Es un cigarro especialmente sabroso que no decae ni pierde sus rasgos más positivos. De excelente construcción y combustión, es también un producto de calidad constante: cada vez que enciendes uno sabes exactamente lo que vas a recibir.

Y su final es un festín en el que afloran notas picantes y un oportuno subidón de fortaleza para un cierre magnífico y pleno.  –oscar medina

 

Distribuye Panatrading – [email protected]

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...