Gualberto+C4

Publicado: 15 diciembre, 2012 por Administrador en Sonora compañía Enviar este post por email Enviar este post por email

Este disco debe ser una de las más felices ocurrencias de los últimos años. Cualquiera que haya escuchado y visto tocar a los integrantes de C4 Trío estará claro en que Jorge Glem, Edward Ramírez y Héctor Molina han llevado al emblemático instrumento nacional por senderos expresivos y vericuetos insospechados del cambur pintón. El trío de jóvenes músicos, como casi todo el país, ha sido desde siempre admirador del trabajo del cantante, ejecutante y hasta actor y productor, Gualberto Ibarreto. Y un buen día decidieron que ya era hora de hacer algo juntos.

No se iban a limitar, por supuesto, a darle al cuatrico para que las canciones sonaran como las conocemos desde hace ya tantos años. Eso, pero sin llegar a extremos absurdos como incluir raperos o elementos extraños.

La voz de Gualberto y su forma de interpretar constituyen una impronta que no se diluye. Las maneras de abordar los temas, los cambios rítmicos, las modulaciones y el vértigo de ruleta rusa que le imprimen los de C4 tampoco es cosa fácil de domar. Pero aquí no hay choque de trenes. Los arreglos concebidos por el trío transforman, en efecto, las canciones elegidas de entre el repertorio conocido de Gualberto (originales de compositores como Enrique Hidalgo, José “Pollo” Sifontes, Remigio “Morocho” Fuentes, Luis Mariano Rivera y la famosa Bikina, del mexicano Rubén Fonseca), pero el despliegue de virtuosismo y experimentación cuenta con dos elementos poderosos: corazón y respeto. Y por eso este disco alcanza el estatus de breve maravilla a la que provoca escuchar una y otra vez.

Gualberto hace lo suyo y brilla. Su voz está cargada de años, pero estamos ante un maestro que sabe hacer de eso una ventaja y –diablo y viejo- se afinca en su capacidad expresiva y en el encanto natural de su tono. Escúchelo cantar “Presagio” en español y portugués, con arreglos de merengue y bossanova, y entenderá mejor estas líneas elogiosas que no terminan de hacerle justicia a este hermoso trabajo musical. -oscar medina

 

Gualberto+C4. Guataca Producciones, 2012

 

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...