Cohiba siglo II: El habano invisible

Publicado: 2 noviembre, 2012 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

Por muy familiarizado que uno pueda estar con el longevo packaging de los Cohiba, no deja de ser curioso que un símbolo de la virilidad como lo es un habano, un producto tradicionalmente asociado al consumo del caballero –pero no en exclusiva; felizmente también hay fumadoras de puros- venga en un empaque tan femenino. Ese contraste entre la cuadrícula blanquinegra y el amarillo brillante del tubo que guarda en su interior parece más de un perfume para damas que un vehículo para este gran tabaco.

Pero ese desconcierto se desvanece cuando sacamos esa maravilla del tubo y lo encendemos, si queremos, con la hoja de cedro que lo rodea. Ahí empieza a hablar este habano de la familia de las marevas (129mm, cepo 42), la misma vitola de mi querido Montecristo número 4. Pertenece a una serie que se inauguró con la conmemoración del V Centenario del primer viaje de la escuadra de Colón a este lado del Atlántico, y que empezó con el Cohiba siglo I. A este que les comento le tocó representar la centuria que va de 1592 a 1692, precisamente la de su transformación de rareza en rubro económico importante, sobre todo en las jóvenes colonias americanas en torno a Virginia.

Cohiba presume de usar las mejores mezclas del mejor tabaco del planeta, y de intensificar sus cualidades con una fermentación extra. Debe estar esto y más en este Cohiba siglo II, que una vez encendido y consumiéndose me pareció que era un habano invisible.

Me explico. Es un habano tan pleno, tan generoso, de tiro tan fácil y confección tan acabada, que no ofrece dificultad ni pide esfuerzo alguno a un fumador inexperto como yo. El habano dejó que me abandonara a la conversación con el amigo que lo había puesto en mis manos. Permitió que –hasta cierto punto, por supuesto- me olvidara de él.

Hasta que aparece toda esa maravilla andando su segundo tercio, una experiencia tan intensa y placentera de fumada que interrumpe lo que estás diciendo y te hace cambiar de tema, meterte en honduras diferentes, hacerte preguntas como qué hubiera pasado en Cuba si no hubiera triunfado la Revolución, qué hubiera pasado con el tabaco cubano si no hubiera triunfado la Revolución, qué hubiera pasado con ese antiguo y denso sustrato cultural que ya tenía la isla antes de 1959, y que en ningún otro ámbito –ni siquiera en la música, ni siquiera en la brillante literatura cubana contemporánea- ha sobrevivido al siglo XX como en el arte del puro habano.

Esa redondez incomparable que te brindan Cohiba y los otros grandes de la mayor de las Antillas solo es posible con décadas y décadas de seriedad artesanal, de entrega perfeccionista al oficio por parte de agricultores, torcedores y expendedores, una cadena en la que la tradición se defiende sobre cualquier coyuntura.

El tabaco cubano es como la pasta italiana, como el vino francés: el resultado de al menos dos siglos de búsqueda de una mejor calidad, a partir de la unión de un prodigio natural y geográfico con un esfuerzo cultural que atraviesa generaciones. El Cohiba siglo II representa esa desembocadura de naturaleza y talento con tanta elocuencia que uno no quiere que se acaben sus trece centímetros.

Buen nombre le pusieron a este habano que primero es invisible y que luego te hace ver siglos de historia. -Rafael Osío Cabrices

Tabaco cortesía de Cuban Cigars. Centro San Ignacio, 262.22.84 – @cubancigarsvzla

pixelstats trackingpixel

3 Comments on “Cohiba siglo II: El habano invisible”

  1. Alejandro Oliveros

    Buen torcedor de reseñas el amigo Cabrices!

  2. Arturo

    En mi opinion, la mejor mareva que ofrece el vitolario cubano, rica en sabores y con una presencia muy respetable.

  3. Manuel J. Arcaya

    Definitivamente escribe sabroso el hombre
    No he probado el formato, sino en Montecristo. Pero definitivamente cuando la lectura incita a la fumada, se está frente a una buena pluma.
    Excelente colaboración Oscar, te felicito.

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...