Alec Bradley Prensado Churchill

Publicado: 1 octubre, 2012 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

Este cigarro merece que uno se detenga un poco a apreciar su capa: oscura, sedosa, aterciopelada. De hecho, la línea Prensado nació tras un momento de observación: Alan Rubin, el propietario de la marca, se topó con una capa madurada y la encontró tan fuera de serie que decidió concebir un cigarro digno de semejante hallazgo.

Esa, más o menos, es la historia.

La línea Prensado es manufacturada en la fábrica Raíces Cubanas, en Honduras y su liga reúne capa en Trojes (Honduras) y una tripa que mezcla hojas nicaragüenses y hondureñas. Como muchos saben, su vitola Churchill obtuvo 96 puntos y fue nombrada lo mejor de 2011 por los catadores de la revista Cigar Aficionado.

Su arranque al fumarlo es cremoso, dulce y muy sabroso. Tiene uno la sensación de que lo aterciopelado que se percibe con el tacto también se “siente” en el paladar. La paleta de sabores es redonda, equilibrada, aunque con esa persistencia del toque dulzón. Poco a poco te convence: es una fumada elegante, que estimula y reconforta. Y sigues adelante en ese primer tercio que se consume entregando sutileza.

El segundo tercio es el momento de incrementar la intensidad: se siente más en la lengua la gama de sabores y el after taste también es más marcado, aunque su fortaleza permanece en el territorio de lo suave.

Luego afloran destellos picantes, discretos, estimulantes y desaparecen…

Casi al borde del último tramo, la fortaleza aumenta unos cuantos grados, lo mismo que su intensidad. Y aflora una doble condición: el dejo dulzón se combina con un sutil toque amargo que hace aún más interesante la experiencia.

El tercio final es la mejor parte del tabaco: los sabores se intensifican, vuelven los destellos picosos, se mantiene la condición cremosa y la evolución del cigarro es evidente.

La de este Prensados es una fumada prolongada a la que hay que llevar poco a poco. Del apuro pudiera quedar un bajón de tensión que no quieres vivir, porque si bien se percibe como un tabaco suave, su fortaleza puede resultar un poco engañosa. También es un cigarro que satisface: luego de una hora y media, no querrás encender otro puro hasta el día siguiente. ¿Para qué si ya este te dio tantas cosas buenas? –oscar medina

 

Información sobre distribución y ventas: [email protected] 

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...