Partagás Serie D Nº 3 Edición Limitada 2006

Publicado: 28 agosto, 2012 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

Cuando me dieron a probar este Partagás me dije: después de fumarlo voy a tener hambre. No apetito ni ganas de comer, hambre. Y es que desde que fumo habanos, la habitual Serie D Nº 4, por su aroma y sabor dulzón a vainilla hacía que después de fumarlo tuviera que calmar el estómago…

Al tomarlo, y olerlo, los recuerdos vinieron a la memoria como un condicionamiento pavloviano, pero, hay que aclarar, no estamos hablando de que es lo mismo un Nº 4 y una Edición Limitada. La memoria y el cerebro son cosa muy seria.

Antes de encenderlo, y por la costumbre de tomar vino, aprecio los aromas antes del fuego: suave y equilibrado, dulzón pero con presencia; recuerda al pan tostado y frutos secos. Volviendo a la experiencia del vino: promete una fumada “redonda”.

Hablemos, a modo de introducción, de esta Edición Limitada: en realidad es un regreso de la versión sacada en 2001 y como cabe esperarse es una vitola que no es de las regulares: es una Corona Gorda que se usó alguna vez y que ahora es rescatada para este habano especial.

Como toda Edición Limitada es difícil de conseguir pero si tiene suerte, la caja está valorada entre 225 y los 330 dólares. Conseguir un tabaco solo puede ser más difícil aún pero si lo consigue está alrededor de los 14 dólares.

Los datos técnicos son: tamaño: 143 mm con cepo 46; peso: 11,41 gramos y están, por supuesto, totalmente hechos a mano.

Vamos al encendido. Se hace con facilidad y yo, que no acostumbro mucho a los formatos grandes, me encuentro con un tiro suave y perfecto, lo que señala que ha envejecido perfectamente.

En la boca ataca un sabor picoso, poco intenso, agradable. Lo acompaño con un Double Black de Etiqueta Negra. A mi parecer, se debe acompañar (si se quiere acompañar) con una bebida que aunque con fortaleza, sea a la vez suave, que no avasalle. Durante toda la fumada el Partagás mantiene el buen tiro.

Este Nº 3 puede resultar interesante, definitivamente, a quienes no acostumbran vitolas grandes porque su evolución no resulta en un in crescendo en sabores y picores que pueden terminar mareando al poco acostumbrado. Para quienes prefieren los tabacos fuertes, éste, posiblemente no sea uno de sus favoritos y más si es una Edición Limitada, en la que se espera alguna “personalidad avasallante” en un habano. Este Partagás es todo lo contrario: suavidad y elegancia durante toda la fumada.

Por supuesto, al final, tuve que salir a comer. –Luis Martínez

 

Tabaco cortesía de Maduro Cigars, Valencia 

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...