Héctor Soucy: “El tabaco es un gran compañero”

Publicado: 24 agosto, 2012 por Administrador en Yo fumador Enviar este post por email Enviar este post por email

Como tantos otros venezolanos dio ese mal paso a temprana edad: caer en el cigarrillo: “En el colegio fumábamos todos”. Llegaba a la casa, después de haberse despachado uno o dos, y la cosa era automática: “¡Fumaste coñoetumadre!”. Y, plaf, el manotón: “Yo me preguntaba, ¿cómo se pudo enterar mi mamá de que estaba fumando? Ya de viejo, graduado de ingeniero, un día le pregunté: ‘Mamá, ¿cómo sabías tú que yo fumaba?’. ‘Porque olías a pino, pendejo’, me respondió… Claro, yo masticaba pino para evitar el olor del cigarrillo y entonces mi mamá, cada vez que olía a pino, sabía que venía de fumar”.

Fue como a los 20 años que alguien le obsequió su primer habano. Y casi inmediatamente después, en 1961, le tocó pasar una temporada en Suiza: “Estaba en aquella época Zino Davidoff. El suyo fue el primer libro que compré sobre tabacos, uno pequeñito, que todavía conservo. Era la época en que Davidoff hacía sus tabacos en Cuba. Y ahí comenzó una especie de vicio. Comencé a fumar tabaco cuando éramos ricos y no sabíamos que éramos ricos. No nos costaba mucho fumar tabaco bueno. Y me introduje en el mundo desde Ginebra, en la tienda Davidoff y con su libro y con las primeras cajas que compré de los llamados Château”.

Más tarde, en Madrid, combinó su pasión por el tabaco con el gusto por la fiesta brava: “Tabacalera tenía una gran tienda en la calle de Alcalá, una de las mejores tiendas de tabacos que he visto en mi vida y que me permitió conocer todos los habanos. Ahí compraba yo un Montecristo A para ir a los toros y se me convirtió en un vicio, que es también uno de esos placeres de los cuales disfrutas toda la vida siempre y cuando no abuses. Y desde ese momento hasta el día de hoy seguimos, sin llegar al abuso…”.

Héctor Soucy es gastrónomo, conductor del programa “Así cocina Soucy”, apasionado de los vinos, miembro fundador de la Academia Venezolana de Gastronomía, padre de la cerveza Destilo, viajero, mago aficionado y, si se revisa un poco su trayectoria, hasta fue un “simio encadenado” en la película La conquista del Planeta de los Simios.

¿Cuál es su tabaco preferido?
Ninguno. Es como los vinos, todo depende. ¿me voy a tomar un café en la mañana? Un petit corona. O me fumo un figurado de Cuaba pequeño. ¿Un gran almuerzo? Cada hora del día y cada ocasión tiene un momento para disfrutarlo. Y algo muy importante: el tabaco no se disfruta si no se está haciendo lo que hay que hacer. No puedes estar disfrutando un tabaco en el carro, metido en el tráfico de Caracas. Te tienes que sentar, ocuparte de lo que estás haciendo: si tomas vino, tomas vino, si prefieres coñac, tomas coñac o ron si tomas ron. El tabaco necesita un momento especial y diría que hasta un ambiente. Te garantizo que un Doble Corona en una barrera de Madrid sabe diferente a uno en un restaurante, cuando se podía, en París o en Londres. Entonces, no tengo un tabaco predilecto. Lo que sí sé que no me gustan para nada son los tabacos de tiro duro. Con eso no puedo.

¿Cuál es la vitola que busca como primera opción?
Depende de la hora del día. No me puedo fumar un Doble Corona a las 7 de la mañana. La vitola va en función de la hora del día. Y la liga del tabaco va en función de lo que estás haciendo. ¿Cuál es el secreto de un buen puro? La liga. Uno agarra la línea Montecristo y no es la misma liga en todos. Seguramente el tabaco proviene de la misma zona, pero no es la misma liga. Lo mismo pasa con los vinos. Cuando uno dice, me gusta el pinot noir. ¿De dónde? Porque el pinot noir que se siembra en Borgoña, si está hacia el lado de la salida del sol, o de la puesta del sol, o hacia donde sopla el viento, sabe diferente. Todo el pinot noir que se produce en Borgoña es parecido, pero es diferente al que se produce en California. Lo que estés haciendo o vayas a hacer te determina la fortaleza del tabaco a fumar. ¿Qué te gusta más el Burdeos o el Borgoña? No sé. ¿Qué estoy comiendo? ¿Ostras? No voy a tomarme un Château Brion con unas ostras. Pudiera tomarme un Beaujolais frío. Todo depende.

La mejor hora para fumar es…
Todas.

¿Prefiere fumar bajo techo o al aire libre?
No me gusta fumar en espacios cerrados que no se presten para ello. Como mi cuarto, por ejemplo. En mi oficina sí me gusta fumar. ¿Un jardín simpático? Me gusta fumar en un jardín simpático. En Europa hasta hace muy poco se podía fumar en los restaurantes y era divino. Pero tampoco me gusta fumar en sitios donde hay otra gente para quienes –no sé por qué- es desagradable el olor del puro. Tampoco me gusta fumar dentro de mi carro, pero sí en la oficina, en el jardín y en una sala abierta.

La bebida ideal para acompañar su fumada es…
El ron venezolano. No cualquier ron, el ron venezolano. Ahora hay un ron muy bueno que es el Zacapa, pero está hecho con guarapo de caña y no con melaza. La complejidad del ron que se produce con melaza es diferente.

¿La fama del Zacapa está bien fundamentada?
Sí. Pero recuerda que la diferencia fundamental del ron venezolano es el no añadido a la barrica. Cuando te tomas un Zacapa de 25 años, tiene rones de 25, 24, 21, hasta 5 años probablemente. Pero aquí no. Cuando te dicen que tiene 10 años, es que el 100% del ron que queda en esa barrica tiene 10 años.

¿Qué es lo peor que le puede pasar cuando fuma? ¿Qué situación puede arruinar la mejor fumada?
Que se me apague el tabaco. Me horrorizo. Y que no me de cuenta, además. No me gusta volver a encenderlo. Por eso soy muy cuidadoso cuando fumo y por eso no me gustan los tabacos que tiran mal, porque se apagan mucho. Además del esfuerzo pulmonar que uno tiene que hacer que es muchísimo… a cierta edad te puede dar una hernia, una vaina…

¿Cuál es el escenario o el momento más alucinante o recordado en el que haya fumado?
En el año ochenta y algo estaba en la Plaza de Toros de Sevilla, en una barrera y estaba toreando un gran amigo mío, Francisco Rivera (Paquirri) y poniendo banderillas el toro le pegó dos cornadas, una en cada pierna. Yo estaba sentado al lado de Ramón Vila, que era el cirujano jefe de la Plaza de Sevilla, y esa fue la primera operación que tuvo que hacer en la plaza y tenía que cortarle la pierna a Paquirri. ¡Yo me tragué el tabaco cuando vi la cornada! Ese fue un momento en el que el tabaco me cayó verdaderamente mal…

¿Y una ocasión donde le haya caído bien el tabaco?
Siempre. ¡Si es que el tabaco es un gran compañero! El tabaco es un compañero del hombre. Sin excesos, sin abusos, sin fregar a los demás. Así como para mucha gente el cigarrillo es un compañero –hediondo-, el tabaco es un gran compañero. En la soledad te puedes fumar un tabaco y estás acompañado. Mucho más que tomándote un whisky o un ron. Y si están los dos, mejor.

El mejor momento para encender un puro es…
Depende… cuando fumaba bastante me tomaba un café en la mañana y prendía un puro de vitola pequeña. Si almorzaba en un restaurante podía fumarme un Churchills o un Lonsdale o un figurado. Y si era una cena copiosa, un Montecristo 2 o algo más grande. Cada momento del día tiene su tabaco. Por eso es que es bueno tener en el humidor varias vitolas y varias marcas.

¿Alguna lectura o música para acompañar sus fumadas?
Soy poco “musicólogo”, pero gran lector. Leo un promedio de cuatro horas diarias. Y me gusta leer con un tabaco al lado.

¿Cuál es su manía personal a la hora de fumar?
¿Te vas a poner impertinente ahora? No, no, creo que el tabaco merece mucho respeto. En Cuba, recuerdo, vimos a un francés que llevaron los cubanos que era el presidente del Instituto del Gusto y él medía cómo participaban los cinco sentidos en el disfrute o en la experiencia de cualquier cosa en la vida. Y en ese caso se trató, de los tabacos. El decía que la vista, el oído, el tacto, todos los sentidos, participaban en mayor o menor grado. Y lo tenían medido porcentualmente. Pero esas manías de agarrar el tabaco, apretarlo, ponérselo en el oído, no. Yo a mis tabacos los cuido. Lo que sí tengo es la manía de ver los tabacos, permanentemente estoy viendo el tabaco. Puede que sea otra manía que elijo mis cajas de tabaco por el color de la capa.

¿Dónde compra sus tabacos?
En Epicur y en La Casa del Habano. Y cuando viajo a España los compro en el aeropuerto.

¿Usted añeja sus tabacos o va comprando y fumando?
Yo estoy fumando poco ahora por razones estéticas… me estoy poniendo viejo… pero me ha gustado siempre tener mis humidores en la casa y controlarlos de verdad verdad, controlar la temperatura y la humedad.

¿Cuántos humidores tiene?
Tenía un Dunhill antiguo, bellísimo, de ocho cajas. Y tengo uno que compré en La Habana, más grande, de gavetas. Y tengo como tres o cuatro pequeños.

¿Y tiene algún tipo de organización?
En el humidor de cajas, en sus cajas. Y los otros en gavetas. No me gustan los tabacos “con condón”, esos que vienen forrados en plástico.

¿Y ubica por separado a los cubanos de los centroamericanos?
Confieso que soy poco amante del tabaco no cubano. No es porque sea mejor o sea peor. Y volvemos a la comparación con el vino: tu agarras una cepa de Tempranillo española y la siembras en Castilla de La Mancha, en la Rioja y en las riberas del Duero y te garantizo que no sabe igual. No sé cuál será mejor, pero no sabe igual. Creo que la diferencia importante que hay en el tabaco cubano es el aroma, porque la construcción del tabaco centroamericano es hoy en día mejor que la del cubano probablemente. Pero, el aroma –y esto es muy subjetivo- es diferente.

¿Qué prefiere, una fumada breve o una prolongada?
Prolongada. Pero volvemos a lo mismo, ¿a qué hora del día?

¿Cuántos tabacos fuma en una semana?
Me fumaba como tres al día. Hoy uno a la semana.

¿Y ese único de la semana lo prefiere en qué momento del día?
En la tarde o en la noche.

¿Cuál ha sido el tabaco más singular o especial que ha fumado?
La primera vez que fumé un Montecristo A, viendo toros en España.

¿Le gusta probar nuevos tabacos o prefiere sus vitolas y marcas acostumbradas?
En la variedad está el gusto. Es importantísimo probar.

Usted que es conocedor del mundo del vino, ¿cree o no que el vino sea buen acompañante del tabaco?
Yo el tabaco me lo fumo con un buen café o con alcohol, llámese ron, llámese calvados, llámese armañac. Lo que no me gusta son los licores dulces con los tabacos.

¿Qué es lo que hace que el café sea tan buen acompañante del tabaco?
Habría que preguntarle a las cabras aquellas que estaban en Abisinia cuando se emborracharon con café la primera vez… No sé, la verdad. Cuando yo hablo de café, claro, me refiero al espresso. No al francés, ni al guarapo venezolano. La máquina de espresso tiene escasamente unos 108 o 110 años. Lo que hace la máquina de espresso es extraer del café los aceites esenciales y depositarlos en la taza. Y eso es algo que me agrada combinar con el bouquet y el sabor del tabaco. -oscar medina

FOTOS: JULIO OSORIO – Contacto: 0412 2449480

 

pixelstats trackingpixel

7 Comments on “Héctor Soucy: “El tabaco es un gran compañero””

  1. Manuel J. Arcaya

    Oscar te felicito por la entrevista. Ojalá se repita.
    Se nota la gran experiencia de Soucy en sus comentarios.
    Leyendo la entrevista, hasta me provocó fumarme un tabaco con un café mientras leía. Cosa que no hago.
    Otro éxito más!!! como diría un tío…

  2. Carlos L

    El señor Soucy es un gran conocedor de los placeres sibaritas y un ejemplo a seguir para todos los que estamos relacionados con el mundo de los gustos y en especial de los Habanos. Vaya un gran saludo…

  3. Luis Carreño

    Excelente entrevista Oscar , se nota el profundo amor y respeto de Hector por el Habano

  4. Rafael Osío Cabrices

    Fantástica entrevista. Impresionante lo que cuenta Soucy de sus humidores e interesante sus analogías entre las propiedades del tabaco cubano y la de algunas zonas vinícolas europeas: cierto que el terroir es muy importante.
    Nadie me lo está preguntando, pero en cuanto al vino y al tabaco, son dos cosas que me gustan mucho pero que no pueden estar juntas. Con tabaco, si hay compañía en la boca, que sea ron, espresso o whisky, en ese orden.

  5. Manuel J. Arcaya

    Muy bien dicho Osìo, esos son los partner, como decimos en el golf….

  6. Alberto Perosch

    Mi padre era un gran amigo de Soucy … la primera vez que lo conoci sentados en un gran restaurant , en una cena de etiqueta entre habanos , marc de champagne y smokings… yo estaba sentado alli elegante pero aun adolescente y por ende desautorizado a tocar nada… Don Hector nunca perdio el hilo de la conversacion , pero dandose cuenta de mi soledad con su servilleta y un salero lo hacia desaparecer y reaparecer en los sitios mas inesperados…aparte la magia ,un gesto gentil , atendiendome sin desatender a nadie , terminando la cena en un gran show de magia … inolvidable para mi… Un gran entretenedor y entendedor, un caballero, un muy buen padre… un gran amigo… para mi como al igual que mi padre , hombres que marcaron una epoca y Soucy aun sigue disfrutanto …Hoy quedan unos cuantos pocos que aun echan el cuento bien parados … y esta bella entrevista fue sin duda con uno de los “Ultimos de los Mohicanos”.

  7. Luis Eduardo Corredor

    “A cierta edad te puede dar una hernia, una vaina…” jajaja grande Soucy.

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...