Oval Maduro, el retador

Publicado: 30 junio, 2012 por Administrador en Fuma que algo queda Enviar este post por email Enviar este post por email

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien concebida resulta una experiencia interesante. A eso convocó Germán Núñez, de la distribuidora Panatrading, a un pequeño grupo de aficionados el pasado jueves 28 de junio en la Quinta Santa Ana, en Caracas.

Se trataba de una doble degustación para identificar las diferencias o similitudes de dos buenos tabacos centroamericanos: San Lotano Oval.

San Lotano es una joven marca creada por A.J. Fernández, un maestro tabaquero de origen cubano que hoy produce sus cigarros en Estelí, Nicaragua, y que es considerado como uno de los grandes del oficio. Oval es la línea que lanzó en 2011 con una receta ganadora: capa de hoja Habano cosechada en Nicaragua y con al menos cuatro años de guarda y una liga de hojas nicaragüenses y hondureñas que incluye un aporte “secreto” que –según la leyenda- explicaría la singularidad de estos cigarros.

Recientemente añadió la presentación Maduro a su línea Oval que ya se comercializa en Venezuela. El primer Maduro que fumé fue un Petite Robusto y debo confesar que en ese momento no encontré mayores razones para preferirlo al ya conocido –y muy bien apreciado- Oval de capa “normal”. Pero esa impresión cambió con este ejercicio del paladar.

Probamos un Oval de formato Pirámide y un Oval Maduro Torpedo. La información que circula sobre la marca indica que ambos cigarros se manufacturan con la misma liga y que la diferencia la aportaría la capa madura, igualmente de semilla Habano cultivada en Ecuador. En la caja, cada ejemplar de Maduro se presenta envuelto, mientras que los “normales” no reposan dentro del celofán. Las anillas son prácticamente iguales, salvo por un tono rojo más vivo en el caso de los Maduro y una tipografía más gruesa en el nombre de A.J. Fernández en el caso del Oval Pirámide.

Al encenderlos, el Maduro propone un ataque más agresivo al paladar en comparación al amable arranque del Pirámide que comienza aportando un toque de acidez agradable y que entrega una paleta de matices de mayor amplitud. Ese, de hecho, es el factor clave en el primer tercio: el Maduro, con un aroma denso y su fortaleza, no permite apreciar matices de sabor.

Para el segundo tercio el panorama cambia. El Maduro amaina en intensidad y aflora con claridad un sabor dulzón, como achocolatado, que se sostendrá –con vaivenes- a lo largo de toda la fumada. El Oval “normal”, por su parte, comienza a ganar en intensidad, también con el dejo dulzón y una que otra nota de café.

Luego hay un momento en que pueden resultar similares, aunque no sería un error afirmar que la potencia del Maduro de alguna manera arropa lo que ofrece el Pirámide.

En estos casos conviene “limpiar” el paladar con algunos sorbos de agua antes de seguir adelante.

Ya avanzado el segundo tercio el Maduro recobra la intensidad de su personalidad y revela una mayor complejidad muy grata con esa prevalencia del chocolate que se acentúa y contrasta en el último tercio con destellos picantes para un final pleno.

¿Es mejor uno que otro? Difícil aventurarse a plantear tal cosa. Ambos resultarán excelentes a quien se anima a acercarse a otros sabores más allá o más acá de lo cubano. Hubo en este ejercicio opiniones divergentes y una coincidencia de carácter unánime: son tabacos para ocasiones diferentes. ¿Qué dicen ustedes? –oscar medina

pixelstats trackingpixel

5 Comments on “Oval Maduro, el retador”

  1. German Nuñez

    Felicitaciones Oscar! Nunca mejor resumido.

  2. Manuel Arcaya

    Definnitivamente son cigarros para momentos diferentes.
    Y se debe aclarar que ambos son de estupenda calidad.
    La construcción es impecable y la calidad de sus hojas es excepcional.
    Ambos son abundantes en humo, denso. El tiro es muy bueno en ambos, hasta llega a ser suelto durante el primer tercio.
    Ambos de ceniza compacta. El Maduro es de color un poco mas oscuro, ambas cenizas son escamadas y queman prácticamente igual.
    Dicho lo anterior, poseen sus diferencias.
    De hecho llego a dudar de que la “liga” sea la misma y solo la capa los diferencie.
    Sobre todo por esa apreciación común de que la capa aporta, apenas la décima parte del sabor de un tabaco.
    Durante el primer tercio el Oval pyramide se muestra con un ataque en la lengua de ligera acidez, agradable.
    Mientras el Maduro se presenta con ateque moderado, pero profundo y de sabor más pronunciado.
    El Pyramide, desarrolla un sabor dulzón, tostado, que afloja un poco al final del primer tercio.
    Mientras el Maduro, posee un sabor más delicado, tostado, aceitoso y estable.
    Durante el segundo tercio el Oval concentra un poco su sabor, se estabiliza y desaparece esa agradable acidez.
    Por otro lado, el Maduro concentra también su sabor, mantiene la profundidad, desarrolla una agradable acidez, más impactante que la del Pyramide.
    Afloran sabores tostados y a pimienta. Aumenta su intensidad y su temperatura.
    Durante el último tercio el Oval muestra un agradable sabor alcalino, manteniendo las características qua ha venido produciendo e incluso profundizándolas.
    El Maduro por su cuenta, reduce la acidez y el picor del segundo tercio, redondea el sabor haciéndose más sutil.
    En esta última parte, en mi opinión, se aprecia una igualación de sabor entre ambos.
    Lo anterior me dejó la duda, sobre si en efecto mi primera apreciación de que poseen ligas diferentes, será correcta.
    En definitiva, mi gusto personal se acerca más hacia el Oval de capa “original”. Pero son ambos tabacos excelentes y que poseen su ocasión.
    En mi caso, el Maduro, para después de copiosa y especiada comida. Mientras el “original” pudiera ser un tabaco de mayor frecuencia y más amplias posibilidades.

  3. German Nunez

    Segun me confiesa el propio AJ, estos dos senores tabacos poseen una liga distinta, aunque en el papel se lea que la diferencia es basicamente la capa. Sin embargo, no solto detalles. Tambien dijo que son tabacos para momentos distintos y que jamas pueden competir entre si, ya que cada uno, en su momento, se destaca. Lo que si pudo a duras penas confesar, fue que su preferencia se inclina hacia el Oval Maduro. Aproveche para invitarlo a Venezuela, para que nos deleite en una que otra tertulia y nos revele alguno de los secretos que han hecho del San Lotano, una marca que en tan poco tiempo ha logrado calar en el gusto de los conocedores de este apasionante mundo.

  4. German Nunez

    En lo particular, estoy seguro que el Oval Maduro con una guarda en el humidor de 6 a 8 meses, deberia “redondear” los picos de fortaleza y ganar mas en sabor. Ya puse algunos a buen resguardo en mi humidor, para dentro de unos meses compararlos con otros Oval Maduro que no hayan tenido la guarda de rigor. Quien se anota para esta Doble Degustacion?

  5. Manuel Arcaya

    A mi me guardas un cupo, por favor.

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...