Ignacio Arcaya: “El tabaco es cubano, lo demás es habladera de pistoladas”

Publicado: 27 mayo, 2012 por Administrador en Yo fumador Enviar este post por email Enviar este post por email

Esta es una de esas tantas ocasiones en que ha decidido dejar de fumar habanos. Lo acaba de decidir, de hecho. Recibe el H. Upmann Mágnum 46 y dice: “Este es el último”. Y luego lo piensa mejor: “Bueno, éste y unos Montecristo que todavía tengo en mi humidor”. Nadie le cree.

Ignacio Arcaya es uno de esos personajes que parecen inventados por un autor de ficciones. Pero es tan real como su paso por los mil y un vericuetos de la diplomacia venezolana, donde trabajó –aunque él dice que eso no es trabajar- en diversos cargos de alto nivel en Estados Unidos, Suiza, Australia, Chile, Argentina, en la Organización de Estados Americanos y hasta en el Ministerio de Interior y Justicia.

Respetable fumador de puros, respondió el Cuestionario Vitolario –y otro montón de preguntas- durante un conversatorio organizado en el marco de los jueves de tabacos en la quinta Santa Ana. Allí expuso una teoría: “Tradicionalmente los torcedores de tabaco eran hombres. Con la llegada de la revolución, entraron las mujeres. Para mí una de las razones por las cuales los tabacos salen muy apretados es porque son torcidos por mujeres. Las mujeres transmiten físicamente sus sentimientos. El torcido es un proceso delicado. Si la mujer está torciendo tabaco, pero está arrecha como casi todas mujeres en Cuba, como casi todo el mundo en Cuba, entonces va a torcerlo con rabia. Si está muy contenta, entonces sí lo hace con delicadeza. No es que los hombres estén muy contentos en Cuba, no, pero no lo transmiten al tabaco… Esa es una teoría mía, aunque a casi nadie le parece cierta”

¿Cuál es su tabaco preferido?
El tabaco como el cigarrillo depende de lo que te acostumbres. Vamos a empezar por decirte que el tabaco es cubano. Así como el caviar es del Mar Caspio, el tabaco es cubano. Lo demás es pura habladera de pistoladas. El mejor tabaco del mundo es el cubano y el segundo mejor tabaco del mundo es el falsificado que se hace en Cuba, que es lo que compra la gente a esos tipos que les dicen “mi hermano acaba de llegar de Cuba y tiene un amigo en la fábrica…”. Toda esa vaina es falso. Pero falso hecho en Cuba.

Yo usualmente me voy acostumbrando por el Montecristo. Montecristo tiene el mejor tabaco que se hace en Cuba aunque no necesariamente sea el más caro: el Montecristo A. Yo he comprado tabacos para el momento en que me lo voy a fumar: números 5, 4, 3, no fumo mucho el 2 y el 1 casi no se consigue.

Yo prendo el primer tabaco a las 6 de la mañana, me traen mi café y me fumo uno antes de salir. Después, antes de almuerzo me fumo un número 4. Y en la tarde o en la noche ya no fumo tanto, salvo que vaya a un sitio especial.

La mayoría de los fumadores de tabaco no cubano creen que el tabaco no se aspira. No aspirar el tabaco es como bailar con la hermana de uno. Esa vaina hay que aspirarlo. Otra cosa, el tabaco no solamente se fuma, sino que se pasea. No importa que se apague. Lo vuelves a prender y ya.

¿Cuál es mi tabaco favorito? Si tengo que comprar, compro Montecristo. Aunque no necesariamente es el mejor. Para mí el mejor es uno que aquí casi no se consigue que se llama Por Larrañaga, que lo conocí gracias a Guillermo Cabrera Infante, en Londres.

¿Cuál es la vitola que busca como primera opción?
Depende. En la casa tengo número 5, número 4 y número 3.

La mejor hora para fumar es…
En la mañana, el primero de la mañana. Con café. Rompes al ayuno y te marea un poquito, eso es sabroso.

¿Qué prefiere, fumar bajo techo o al aire libre?
Al aire libre no fumo. Yo fumo en mi casa o en la oficina. O cuando se podía, en un restaurante.

La bebida ideal para acompañar su fumada es…
El café. No sé bien, pero hay algo ahí entre el tabaco y el café. Yo cuando dejo de fumar no tomo una sola taza de café. Pero cuando fumaba más llegaba a tomarme entre 10 y 15 cafecitos.

¿Qué es lo peor que le puede pasar cuando está fumando? ¿Qué situación puede arruinar la mejor fumada?
Que alguien empiece a manotear, a señalar que le molesta el humo.

¿Cuál ha sido el momento o escenario más alucinante o recordado en el que haya fumado?
En La Habana, con un torcedor que me hacía los tabacos. El los iba torciendo, nos sentábamos a hablar pistoladas, él tomaba ron, yo tomaba café. Eso era una maravilla. El era el torcedor de La Habana Riviera. Como casi todos los cubanos, tenía familia en Miami, entonces él me daba tabaco y yo le daba dólares a su familia en Miami. Eso fue en los años 70.

Un tipo de música o lectura ideal para acompañar la fumada…
Lo más normal para mí sería escuchar unos boleros. Y que no se te caiga el tabaco. En Cuba se te cae el tabaco y significa que te quedaste impotente.

¿Cuál es su manía personal a la hora de fumar?
Mi manía es que cargo siempre un “rabino”, de manera que cuando se moja mucho el tabaco y siento que se tranca el tiro, lo corto. También que he dejado de fumar como veinte veces. He pasado hasta tres años sin fumar.

Hace como un año llevé a Luis Miquilena a hacerse un chequeo en Boston. Le preguntaron si fumaba y si bebía. “Bueno, yo me fumo dos o tres tabacos diarios. Y a la semana pueden ser 15, 20 whiskys”, respondió él. ¿Y qué edad tiene usted?, preguntó el médico. “Tengo 91”. “Carajo, voy a empezar a beber y a fumar”, le dijo el médico.

¿Dónde compra sus tabacos?
En Epicur

¿Qué prefiere, una fumada breve o una prolongada?
Depende del momento. Yo fumo antes de comer, no después de comer. Antes del almuerzo prendo un Montecristo 5.

¿Cuántos tabacos fuma en una semana?
En mi buena época llegué a fumar una caja. Es decir 25 y algunas veces 30.

¿Cuál ha sido el tabaco más singular o especial que ha fumado?
El Montecristo A. Lo que pasa es que es demasiado grande. Al principio es muy suave, va adquiriendo sabor. Pasa mucho tiempo antes de que le sientas fuerza. Eso me recuerda una anécdota de cuando fui a Ginebra como Tercer Secretario, en 1966. La misión quedaba cerca de la casa Davidoff y fuimos allá. Yo agarré un Churchills, que en ese entonces lo llamaban Dom Pérignon. Y llegó el viejo Zino Davidoff y me dijo: “No, usted no se puede fumar un tabaco grande” ¿Por qué? “Porque la gente va a decir: mire ese tabaco con ese hombrecito colgado detrás”.

¿Le gusta probar nuevos tabacos o prefiere sus vitolas y marcas acostumbradas?
Mira, el que fuma Belmont fuma Belmont siempre. Te acostumbras. Es un hábito del gusto, pero no suelo cambiar.

¿Cómo fue que llegó a fumar con Cabrera Infante?
Lo busqué en Londres. Era un tipo absolutamente genial. Completamente loco y si no le caías bien ni te dirigía la palabra. Yo la pegué con Cabrera Infante, llevé a Luis Castro Leiva a su casa y aquello fue una de las conversaciones más deliciosas en las que he participado. Pasamos como seis horas con él, tomando ron y fumando tabacos. Pero él era loco. Me lo dijo: “He tenido cuatro sesiones de electroshock en los últimos dos años”.

¿Y quién llevaba los tabacos?
Yo se los llevaba. Lo que fumaba era tabaco cubano. Decía que lo demás era una mierda. Yo le compraba Por Larrañaga en los duty free.

También compartió habanos con Fidel Castro…
A Fidel lo conocí en enero de 1959, unos días antes de que entrara a La Habana. He estado en Cuba como treinta veces. Fumé una noche larga con Fidel. A él le traía los tabacos su ministro de Industrias Ligeras, Pepín Naranjo. Fumaba tabaquitos chiquitos. Estuvimos como ocho horas fumando. En mi época de izquierda estuve yendo mucho a Cuba. Una vez me invitaron a una fiesta en el penthouse del hotel La Habana Libre. Estaban Fidel, Camilo Cienfuegos, el Che Guevara, Osmany, el hermano de Camilo, y todo el mundo echando vaina. Estaban todos por sus treinta años. Y el Che fastidiosísimo hablando de política. Después fui muchas veces. Yo negocié el reestablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Venezuela, durante el gobierno de Caldera. Creo que debo haber pasado entre 40 y 50 horas en conversaciones privadas con Fidel

¿Fuma los tabacos hasta la mitad o hasta el último tercio?
En momentos de necesidad extrema, me lo fumo hasta lo último y después mastico lo que queda.

 

pixelstats trackingpixel

21 Comments on “Ignacio Arcaya: “El tabaco es cubano, lo demás es habladera de pistoladas””

  1. Manuel Arcaya

    Más allá del evidente parentesco familiar, debo decir que es la entrevista más “divertida” que he leído en http://www.vitolario.com.
    Te felicito.
    Esperemos que se repitan en muchas otras ocasiones estos conversatorios.
    Gracias por la invitarnos a participar en ellas.

  2. German Nuñez

    Muy buena entrevista Oscar. Estuve allí y la disfruté tanto en vivo, como ahora que la leo. Tremendo personaje!! Quienes no asistieron a ese conversatorio se perdieron los cuentos y las anécdotas contadas por Don Ignacio, que por razones obvias no fueron publicadas.

  3. Ignacio Arcaya

    no puedo comentar la entrevista por ser parte interessada, pero aquí entre nosotros: me pareció del carajo!!!

  4. Eduardo Casanova

    Estupenda entrevista. Hasta oí la voz de Ignacio. El talento no se compra en botica, pero probablemente se consiga en donde venden tabaco.

  5. Marta Barbarito Penzini

    Siempre sorprendente y guapo !!!

  6. Juan Moreno Gomez

    Estupenda entrevista y muy rica en las anecdotas. Sobre el fumar tabaco no puedo opinar. Siempre fui fumador de cigarrillos de preferencia
    ingleses pues eran de tabaco rubio, puros, sin mezclas. Craven, Master Mariner,y Dunhill.

  7. FREDDY ALVAREZ YANES

    AMIGO Y COMPAÑERO DE LUCHAS. ME AGRADO MUCHO LA ENTREVISTA. SABIA QUE FUMABAS TABACO POR TANTAS VECES QUE CONVERSABAMOS EN EL M.R.E, , CUANDO AQUELLO ERA VERDADERAMENTE UNA CANCILLERIA. LAL ANECDOTAS QUE CUENTA LA ENTREVISTA SON PARA RECORDAR. CASI QUE ME HE TRANSFORMADO EN UNO DE TUS FANS YA QUE SIGO TUS CORREOS CON INTERES, Y PARTICULARMENTE ESTA ENTREVISTA, QUE TE REPITO, ME GUSTO MUCHO. SALUDOS AL AMIGO AUNQUE NO ME HAYA CONTESTADO EL FAX DE FELICITACION QUE LE MANADE DESDE ISRAEL, CUANDO LO NOMBRARON MINISTRO DE RELACIONES INTERIORES Y YO ESTABA PARA ESE MOMENTO, COMO EMBAJADOR EN ESE PAIS.

  8. Jose A. Arcaya

    Te felicito Ignacio, tronco de entrevista, sobre todo de un tema que dominas muy bien!

  9. Gerdo E. Wills

    Muy buena entrevista, no te envidio porque no funo ni tabaco ni cigarrillos, asi que no puedo opinar, pero muy amena entrevista. Y en relación a las fotos, pues todo un VIP.

  10. Velia Villegas

    Me encantó la entrevista, muy amena e ilustrativa.

  11. José Vicente Garcés

    Disfruté la entrevista. Preguntas pertinentes y muy inteligentes y divertidas respuestas. Lo del torcido no tiene desperdicio.

  12. Nelson Barreto

    Ignacito, en verdad la entrevista de marras, además de divertida y jocosa, alardea de un conocimiento de causa respondiendo a un sentimiento de dominio sobre el tema del tabaco que trasluces muy bien. Fui fumador de tabaco (hoy muy ocasionalmente) y cigarrillo negro (abandonado por la hipertensión) y puedo decir por experiencia que no hay nada más placentero que la mezcla del aroma de un excelente tabaco con el sabor de un buen café. Comparto tu criterio. Un abrazo.

  13. Tulio Monsalve

    Aunque no he sido, creo tampoco seré tentado por el humo del tabaco, debo reconocer que todas sus historias y literatura que las narra me agradan. En cuanto a las de Ignacio, que las reconocía como “sueltos” ó cronicas de vino, ahora integradas en esa buena cotorra, me resultan amables por sencillas y al amigablemente contadas en unitario reciben mi aplauso. A la Revista que no conocía un reconocimiento.
    A propósito, aprendo en sentido del nombre: Vitola; aunque debo decir que en San Cristobal de donde vengo, entendía de mis tias y abuelas, que la gente “con vitola” eran personas, sino, elegantes, por lo menos pretensiosas, o “culilevantados”, cómo los llamaba Aquiles Nazoa.

  14. Tulio Monsalve

    En cuanto al torcido y su variantes freudianas, me suena a frase demonìaca del hombre de “Tres Tristes Tigres”, Cabrera Infante

  15. Milton Chaves

    Felicitaciones … muy buena entrevista e interesante la teoria del torcido …. a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar…. el tabaco cubano es de renombre internacional, sin embargo poco se habla del tambien delicioso cafe preparado a lo cubano …

  16. Raul Sanz Machado

    La crónica de Ignacito me pareció tan…tan sabrosa que hasta senti el aroma del Montecristo. Mi unica experiencia tabacalera inolvidable fue en las corridas de toros, en los años ´60, junto a la infaltable bota de manzanilla. Menos mal que Ignacio aclaró que su larga entrevista con Fidel, fue ANTES de 1959, aunque la pifia de Caldera, con el restablecimiento de relaciones con Cuba, la hemos venid pagando muy caro, “Por ahora” y hasta el 7-0.

  17. Juan Pablo Sucre

    La verdad es que, por desinformación generacional, solamente tenía referencia del Dr. Ignacito Arcaya por haber sido Ministro de éste patético régimen, cuestión que, de entrada, me prejuiciaba en su contra. Luego de leer esta entrevista, me parece que es un personaje digno de conocer y conversar con él… Muy buena entrevista, Oscar!!!

  18. Jesus Aliendres

    Excelente entrevista …..

  19. rafael garrido

    Excelente y agradable entrevista, llena de muchas anedas y experiencia, la teorìa de la torcedora tiene mucha lógica, 20 ptos con esta entrevista

  20. Vicente Perez C

    Excelente entrevista. Como conosco al personaje mas me gusto. Como siempre sin rodeos. Saludos a toda la familia Arcaya.

  21. Pablo Arcaya Lopez

    Excelente entrevista muy agradable y felicitaciones a tan distinguido invitado. Saludos

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...