Preparan recurso contra la norma antitabaco

Publicado: 1 junio, 2011 por Administrador en Noticias Enviar este post por email Enviar este post por email

(El abogado Antonio Rosich escribió unas líneas donde analiza algunos aspectos de la normativa que prohibe fumar en lugares públicos. Anuncia, además, que prepara un recurso de anulación por inconstitucionalidad e ilegalidad)

La Resolución 030 de fecha 3 de marzo de 2011, dictada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud y publicada en Gaceta Oficial N° 39.627, denominada “Resolución de Ambientes Libres de Humo de Tabaco”, establece una prohibición absoluta para fumar tabaco en lugares públicos o privados cerrados y ambientes de trabajo, estableciendo sanciones específicas en casos de contravención o incumplimiento.

El problema radica en que la resolución es absolutamente ambigua e imprecisa, estableciendo tres criterios definitorios que en su conjunto se traducen en la práctica en una prohibición casi absoluta de fumar, aún en nuestra propia casa.

Para explicar la anterior afirmación, debemos analizar los tres conceptos estructurales que contiene la Resolución en cuestión, contenidos en el artículo 2 de la misma, a saber:

1. Lugares Públicos: definidos como aquellos “Lugares accesibles al público, independientemente de quien sea su propietario o del derecho de acceso a los mismos;

2. Lugar de Trabajo: definido como “Todo lugar utilizado por las personas, durante su empleo o trabajo, sea remunerado o no, incluyendo lugares conexos como: pasillos, ascensores, escaleras, vestíbulos, cafeterías, baños, salones, comedores y edificaciones anexas entre otros”;

3. Áreas Interiores: Es todo espacio cerrado, techado o no, independientemente del material utilizado y de que la estructura sea permanente o temporal”.

Seguidamente, el artículo 3 de la Resolución dispone que “Queda prohibido fumar o mantener encendidos productos de tabaco en áreas interiores de los lugares públicos y en los lugares de trabajo, cualquiera sea su uso incluyendo el transporte”.

En principio, pareciera que la Resolución no impone la prohibición para las áreas interiores, pero de una lectura minuciosa al resto del articulado de la Resolución, se puede evidenciar que: 1. No se excluyen expresamente dichos espacios de la aplicación de la norma y, 2. Toda “área interior” que constituya un “lugar de trabajo” será en consecuencia objeto expreso de la prohibición a tenor de lo dispuesto en el citado artículo 3, de forma tal que los conceptos reguladores son los dos primeros (Lugares Públicos y de Trabajo), cubriendo en consecuencia al último (Áreas Privadas).

Lo anterior se traduce, en la práctica, en que una persona fumadora no podrá consumir ningún producto derivado del tabaco en su casa si en ella vive y trabaja una empleada doméstica, por ejemplo, pues a pesar de ser una propiedad privada constituye el lugar de trabajo de ésta. Lo mismo aplicaría para cualquier tipo de establecimiento, abierto cerrado, donde trabajen personas como cocineros, mesoneros, bartenders, anfitriones, etc., quienes hacen de esos espacios (bares, restaurantes, salas de fiesta, etc.) su lugar de trabajo.

La falta de precisión de la Resolución bajo estudio podría llevar al absurdo de considerar que en la calle una persona podría inclusive caer en el ámbito de la prohibición si, por ejemplo, fumase al lado de un carro de perros calientes, pues con seguridad el espacio público y abierto donde se encuentra ese expendio de comida ambulante es el “lugar de trabajo” del perrocalentero.

Vista las anteriores consideraciones, es de nuestro criterio que la aplicación de la Resolución en los términos en que ha sido redactada constituye en potencia una prohibición absoluta a fumar en cualquier tipo de espacios, bien sean éstos públicos, privados, abiertos o cerrados, y muy especialmente en aquellos que de cualquier modo constituyan lugares de trabajo.

Ahora bien, como es de todos sabido, el tabaco es un producto que si bien produce daño a la salud, históricamente ha sido consumido –y desde tiempos inmemoriales- por el hombre, produciendo en muchas personas una dependencia o adicción, cuya falta de consumo produce efectos físicos indeseados, tales como ansiedad, mal humor e irritabilidad, mareos, exceso de apetito, entre otros.

Por otra parte, a pesar de ser nocivo al consumirse en exceso (como es el caso también del alcohol, por ejemplo) no es una sustancia ilícita, como si ocurre con las drogas, por lo que la prohibición de su consumo en términos absolutos constituye una violación al derecho humano de autodeterminación y libre desenvolvimiento de la personalidad, el cual se adquiere -para el consumo de estas sustancias lícitas- con la mayoría de edad.

Igualmente, debemos destacar que fueron los indígenas americanos, y entre ellos las etnias que habitan en nuestro país, quienes descubrieron el tabaco y su uso, por lo que esta prohibición, además, atenta contra costumbres ancestrales de nuestra tierra. De hecho en el oriente del país aún existe una importante producción artesanal de puros hechos a mano.

Impacto a los comercios
Si se interpreta la Resolución en términos restrictivos, prácticamente constituye una prohibición absoluta para consumir todo tipo de productos derivados del tabaco, lo cual hará sin dudas que los fumadores no acudan a aquellos lugares donde no pueden fumar, o lo hagan con menor tiempo y frecuencia.

Impacto contra fumadores
Constituye una lesión a su derecho de libre desenvolvimiento de la personalidad, más aún cuando el tabaco es una sustancia legal. Ya en el pasado se han establecido innumerables restricciones e impuestos a la producción y venta de productos derivados del tabaco, pero con esta resolución se afecta principalmente a los fumadores, quienes ahora ya no sólo tendrán que pagar más dinero por el tabaco, sino además no tendrán espacios donde fumar.

¿Se puede hacer algo contra la normativa?
Por supuesto, desde el punto de vista legal puede interponerse un recurso contencioso administrativo de anulación por motivos de inconstitucionalidad e ilegalidad, el cual por cierto, estamos elaborando ya un grupo de abogados en nombre de productores de tabaco y fumadores.

¿Y los clubes de fumadores?
En principio la Resolución no regula el tema, pero es nuestra opinión que crear clubes de fumadores es una forma lícita de crear espacios especiales para el consumo del tabaco que deberían estar excentos de la aplicación de esta normativa. -Antonio Rosich

pixelstats trackingpixel

2 Comments on “Preparan recurso contra la norma antitabaco”

  1. Juan Avila

    Cuando ley la Resolución tuve las mismas dudas. No obstante, luego de leer el Convenio Marco de la OMS para el control del Tabaco así como la última reunión (COP 2) que se realizó en Argentina no me queda la más mínima duda que la intención de la Resolución es precisamente prohibir de manera casi absoluta el consumo de tabaco.

    Fíjense que en las últimas reformas de las leyes antitabaco de México y España (ambas en el 2010) se establecen como excepciones los salones para fumadores, pero se prevee que ningún trabajador (llámese mesonero o como sea) podrá estar en el ambiente destinado para el consumo del tabaco.

    Sería interesante que a los efectos de la interposición de la pretensión que se interponga, revisasen la normativa internacional relacionada con el tema, para poder entender cómo se ha abordado el asunto en otros países.

    En relación al ejercicio de los derechos fundamentales coincido con Antonio Rosich, no obstante, nos encontramos con al menos la amenaza de otro derecho fundamental: el derecho a la salud y a la vida. Si somos del criterio de que algunos derechos fundamentales tienen prelación sobre otros, entonces, estaremos ante una lucha cuesta arriba.

    A los que les interese en http://www.facebook.com/iuslink se publicaron los textos completos de el Convenio Marco de la OMS, la última reunión y las reformas de las leyes mexicanas y españolas.

    Saludos,

    Juan Avila

  2. Antonio Rosich

    Estimado Juan:
    Muy acertados tus comentarios y agradezco tus buenos conceptos sobres mis opiniones. Ciertamente coincido con tu apreciación sobre la prelacion del derecho a la vida sobre el de libre desenvolvimiento de la personalidad, mas sin emBargo en el presente caso existe un claro punto medio entre ambos, pues la existencia de lugares especialmente diseñados para fumadores, con sistemas sofisticados de extracción de humo, minimizan el impacto lesivo del humo del tabaco en los fumadores pasivos. Aunado a ello, si los trabajadores de este tipo de espacios son personas que fuman y manifiestan su conformidad en trabajar en estos espacios, no entrarían en conflicto ambos derechos. Todo depende del buen criterio con el que se implemente y aplique la norma. Esperemos que en este caso impere la razón y el equilibio…

    Antonio Rosich S.

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...