La avanzada del ron premium

Publicado: 16 marzo, 2011 por Administrador en Libros de humo Enviar este post por email Enviar este post por email

La periodista Rosanna Di Turi editó recientemente un libro extraordinario sobre ese destilado que a fuerza de calidad recuperó su lugar de prestigio en un país que suele apostar casi siempre a lo de afuera. Ron de Venezuela se llama ese volumen trabajado con pasión y oficio que ofrece, en una edición de lujo plena de fotografías, un recorrido acucioso por la patria del que seguramente es el mejor ron del planeta. La autora cedió a vitolario.com un extracto, un primer sorbo de esas páginas…

Sobrecubierta del RON.qxd:Sobrecubierta del RONCrecer en prestigio exige tener aspiraciones y confianza en la valía propia. El ron de Venezuela ha transitado ese camino escarpado que llega a la propia aceptación de sus cualidades y la determinación de seducir al mundo. Pero no ha sido fácil. Sus atributos se suelen obviar en su propio terruño. Muchos venezolanos desconocen que este destilado cuenta con Denominación de Origen Controlado, una ley rigurosa que exige que se añeje por lo menos dos años, que ha merecido premios de mención y que ha apostado por etiquetas cada vez más premium. Ahora existen incluso rones venezolanos “de colección”, con precios similares a los whiskies de más ambiciones.

La evolución ha ameritado el tiempo de los procesos que prometen perdurar. Hay quienes desde las propias destilerías señalan el borrón y la cuenta nueva, sin temor a la autocrítica porque ya la solución está sobre la mesa. “Los roneros mismos afectamos la marca por considerarla popular. En el pasado nos conformamos con volumen”, cuenta Winston Morrison, tercera generación a cargo de la Destilería Carúpano. Pero se permite la severidad a sabiendas de que ese es un desvío superado. Ellos mismos, en 1993, decidieron apostar por un ron de más ambiciones, lo bautizaron como a los vástagos de la realeza –con un nombre largo y complejo– y lolegendariopusieron sobre la mesa. Ron Añejo Carúpano Solera Centenaria Reserva Limitada. En ese momento, irrumpió como uno de esos hallazgos que alteran los lugares comunes. “Fue increíble. No queríamos volumen sino el mejor ron. Y cambiar la idea del consumidor de que es popular y barato. Quisimos hacer un ron bueno y caro”, cuenta Morrison. No hicieron campañas publicitarias. Pero al tiempo, merecieron reconocimientos que se dieron a conocer como el Tenedor de Oro de la Academia Venezolana de Gastronomía en 2006. Lo lograron con este blend que tiene madurez, con una mezcla de rones entre 6 a 15 años.

Evolución destilada
En este camino hacia rones con más ambiciones, ya había un trecho recorrido. Para que exista la posibilidad de un gran techo, alguien puso los pilares. Y si ahora se habla de rones venezolanos “ultra premium” o “de colección”, capaces de plantarse en el planeta con precios superiores, fue porque primero se apostó por los premium. Un pionero como Alejandro Hernández, creador de Pampero, tenía que dejar su huella en este camino. Cuando su marca cumplió 25 años, en 1963, decidió vestirla de cuero, hacer una botella en forma de tapara, llamarla con un nombre celebratorio –Aniversario– y proponer el primero de los premium, el que muchos llevan en las maletas como regalo para mostrar en otras fronteras. “Nació para celebrar”, dice ahora su maestro ronero, Luis Figueroa.

No siempre un paso se da tras otro. Todo seguiría en los ineludibles años 80. En esta historia destilada los vaivenes económicos del país son claves. Cuando hay bonanza, sube lo importado; con las crisis, se voltea hacia lo meritorio que hay en casa. Ergo: en épocas de abundancia suele apostarse por el whisky y en las de crisis, por el ron. “A principios de los años 80 se dio la devaluación, y se dispararon los rones premium. Hubo avance en la calidad de la presentación. En la técnica y el añejamiento. Y se lanzaron alternativas como Selecto y Diplomático”, hace el recuento el maestro ronero Néstor Ortega de Ron Santa Teresa. Selecto es de Ron Santa Teresa. Y Diplomático surgió en 1985, entonces en manos de Seagram y como el premium de Cacique.

Cada casa tiene su propio anecdotario en esta ascensión. En Ron Santa Teresa lo saben y tienen su periplo particular. Recuerdan como un hito memorable la historia de Selecto, que desbarató entonces cualquier pronóstico reservado. Todo ocurrió en 1983. Tenían la marca, pero cambiaron su imagen. Apostaron por una botella ámbar y tallada. Le colocaron el precio de un whisky ocho años. Aprovecharon las reservas de ron de la casa, para hacer un blend con rones de 3 a 10 años. Y vino el hallazgo. “La gente entendió que era un ron de calidad”, recuerda el maestro ronero Néstor Ortega. “Hasta en las telenovelas se tomaba. La gente no le llamaba ron, sólo Selecto”. Los vaivenes económicos del país fueron alterando esa historia. “En 1990, con la bonanza, el whisky lo desplazó”, recuerda Ortega, del ron que luego volvió a cambiar su imagen para seducir a un público más joven.

Dignos de beberse solos
El sendero estaba trazado hacia otra meta, a pesar de las contingencias. El ron de Venezuela estaba rumbo hacia otro nivel: conseguir mezclas dignas de beberse solas, apenas con hielo o agua como máxima compañía. Cada quien ha conseguido su camino y su momento oportuno para la apuesta. En Complejo Industrial Licorero del Centro, donde se elabora Ron Ocumare, optaron por un pariente de esa familia con más ambiciones al constatar que tenían con qué hacerlo. “Teníamos rones viejos que no eran aptos para el estándar y en 2006 creamos Ocumare Edición Reservada”, cuenta su maestro ronero, Andrés Contreras. “Tiene una mezcla con rones de 8 a 12 años”. Y en otras fronteras ha sido recibido con beneplácito. “Se ha vendido muy bien en España e Italia”, dice. Los dos mercados extranjeros con más apetencia por el ron local.

STA-TERESA-1796Hay efemérides que ameritan gestos mayores. En Ron Santa Teresa lo constataron en 1996. Llegaron a un aniversario que no podría pasar desapercibido: La Hacienda Santa Teresa cumplió 200 años. Entonces, lanzaron un ron con ambiciones mayores, que en las no decretadas escalas del ron es un ultra premium: 1796 se apostó entonces como “el único ron antiguo de Solera”. Para llegar a las botellas, se somete a un tránsito de vida paciente como los mejores propósitos. El blend de rones, con años disímiles “entre 4 y 35”, pasa por una escala inusual: la misma que usan los vinos de jerez en España. Gracias a la enigmática solera, el ron cae de una hilera de barricas a otra, pasando por cuatro series, que le otorgan atributos propios. Su viaje no termina allí. Luego va a grandes toneles de roble, bautizados “criaderos de la solera”, donde el matrimonio de rones consigue su final armonía. De esa receta propia, se logra un ron de casta superior que amerita beberse solo, o con aguas de probada pureza. (Ellos sugieren la burbujeante Perrier, importada desde Francia por la casa). “1796 es largo. Suave. Está pensado para degustarlo. Cuando un ron permanece más de 15 segundos en la boca es superior”, dice su maestro ronero, Néstor Ortega, del ron que ha logrado no sólo un contingente de medallas planetarias, sino además el honor de estar en la lista de los 100 mejores licores del mundo, según Spirit Journal Top 100.

Rumbo al mundo
Los mercados tienen sed de sofisticación. Y el ron no queda exento de esa tendencia en ciernes. “Los rones más premium son para agregar valor. Si ves mejor calidad, lo asocias a los otros rones de la familia. Es como en el whisky. Es una tendencia”, reconoce el maestro ronero Luis Figueroa de Cacique. Y en esa casa, de vastascacique-antiguodimensiones, por supuesto elaboran una propuesta con aspiraciones súper premium, Cacique Antiguo. “Es un ron para consumir en copa balón, quizá con dos cubos de hielo”, explica su maestro. Ese placer sosegado lo amerita este ron 100% artesanal. “Todo su alcohol es de alambiques de cobre. Y tiene rones de hasta 12 años. Es intenso. Una reserva limitadísima”. Tal es su prosapia que exige esmeros exclusivos en su presentación. “Tiene tapón de aluminio macizo, tallado uno a uno. El corcho se importa. Y las etiquetas se ponen a mano”, cuenta Figueroa. Para las ocasiones de lujo, no se puede vestir un traje casual.

Cada quien arriba a los hallazgos desde su propia experiencia. José Ballesteros, presidente de Destilerías Unidas, llegó a la convicción de elaborar un ron con aspiraciones elevadas en una esquina del mundo distante. Estaba en la gélida Canadá, en un festival de ron. “Era en St. John’s, donde se toma más ron per cápita del mundo”, recuerda desde Lara. Allí notó que buscaban ciertos paladares especiales. “Vi que era el momento mundial de rones premium más suaves, con más madera, un poquito más dulces. Y decidimos elaborar Diplomático Reserva Exclusiva”. Ese fue el comienzo de un ron que en un lapso breve ha hecho acopio de un caudal de medallas internacionales. “En sus primeros tres años, alcanzó más de 40 premios”, se ufana Ballesteros. Su maestro ronero, Tito Cordero, sabe de las complejidades que comprende su obra superior. “Se orientó al conocedor. Tiene rones más envejecidos de hasta 12 años. Es un ron más maduro. Más balanceado”, señala su maestro.

Esta apuesta más exquisita no se apoya en ventas voluminosas, pero sí en un mercado que crece al ritmo de los paladares que buscan mayores sofisticaciones. Son rones que requieren de la paciencia del tiempo en su elaboración y están pensados para quienes pagan por los mejores atributos. “La tendencia premium va a seguir creciendo”, pronostica Henrique Vollmer, desde su responsabilidad a cargo de las exportaciones de Ron Santa Teresa. “Los rones premium tienen enorme consumo en restaurantes de alto prestigio. En esos sitios pagan 20 libras por un trago de 1796. La ventana al exterior es a través de los premium. Ese es el camino”, dice convencido.

No en vano, en Destilerías Unidas decidieron apostar por un par de rones aún más elevados pensados, en principio, para mercados foráneos. “Trabajamos en dos rones ultra premium de ediciones limitadas. Uno de ellos con una segunda crianza en barricas de Pedro Ximénez. Tendrán botellas de cristal y precios de 200 libras. Hay una demanda en el mercado internacional y queremos participar. El ron venezolano vive un momento estelar que hay que aprovechar”, dice el maestro ronero Tito Cordero. Ballesteros precisa la silueta de esta aspiración. “Lo va a colocar al lado de un Coñac XO”. Se llamará Diplomático Ambassador y prometen a lanzarlo el año próximo posiblemente en el RumFest de Londres. para el mercado europeo.

Una década atrás hubiese sido una osadía impensada: Vender un ron a un precio equivalente al escocés más ambicioso. Pero ahora en Carúpano también se gesta un ron que para distinguirse del resto apela a un nuevo apellido: “De colección”. Y a un precio increíble hasta ahora en el mercado local. (Está en 1.700 Bs.) Todo ocurrió porque tenían con qué hacerlo. “Teníamos un lote de ron con 25 años de añejamiento. Dijimos: “Eso es para la familia”. Pero vino Charles –de la cuarta generación– y nos dijo: “¿Ustedes están locos? Esto lo tenemos que ofrecer y comunicar. Que sea nuestro flag slip. Que vean que somos capaces de hacer estas botellas”. Así, lo bautizaron Legendario, le atribuyen 25 años de añejamiento y no es una mezcla sino un producto de un solo lote. Luego de la vertiginosa evaporación en estas fronteras, apenas queda muy poco en las barricas. “Casi nada”, dicen. Lo ponen en botellas de cristal italiano y sólo ofrecen 500 botellas numeradas al año.

En La Hacienda Santa Teresa, cuentan con otro ron que pertenece a la rara estirpe de los más exclusivos, los “de colección”: el Bicentenario. Sólo hay pocas botellas. Ameritan el placer sosegado. Y su precio va en consonancia con la paciencia que merecieron. “Cada año se elaboran 300 cajas”, dice el maestro ronero Néstor Ortega. Y asegura que en esa mezcla “hay rones de 25 años. Incluso rones madres de 80 años que aguardan en toneles”. Quienes visitan la Hacienda, y hacen el recorrido por la antigua casona que perteneciera al conde Tovar, son acompañados por una anécdota que merece admiración y despierta intriga. “En ese cuarto aguardan los rones madres de hasta 80 años”, dicen los anfitriones. Un misterio destilado desde el pasado. -Rosanna Di Turi


(Ron de Venezuela está a la venta en la cadena Tecni-Ciencias y en las librerías El Buscón, Noctua, Templo Interno, Entrelibros, Kalathos y en la sede de Las Mercedes de Licores Mundiales. Para mayor información, [email protected])

pixelstats trackingpixel

One Comment on “La avanzada del ron premium”

  1. Miguelito

    Anoche probe el delicioso Ron Cacique Antiguo y realmente es todo un placer a los sentidos, se siente su complejo cuerpo en la copa / vaso de cristal, solo… es perfecto, sus notas aromaticas y de sabor pero con aires dulzones y mucho mas, con su complejidad, fueron el maridaje ideal para un Puro de vitola Torpedo de “Don Jose Correa” con capa indonesia (marca Colombiana), fue toda una experiencia. Entre las cosas curiosas, realmente se siente el peso de su tapa con su corcho, algo que le da un toque adicional para la adecuada conservacion de este Ron y tenerlo ahi listo para volverlo a degustar. Felicitaciones al maestro ronero Luis Figueroa de Cacique.

    Seguire tras la pista de los demas ejemplares aqui expuestos para darle paso por mi paladar… acompañados esos si de un buen Puro o algun Habano.maestro ronero Luis Figueroa de Cacique.

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...