Romeo No. 1

Publicado: 9 noviembre, 2010 por Administrador en Puro humo Enviar este post por email Enviar este post por email

romeoyjulieta 1De entrada, #confieso (estilo Twitter) que soy fumador social. No imagino prender un tabaco o una pipa sin estar en la compañía de alguien y hablando sobre cualquier tema. Así pues, este Romeo No. 1 de la casa cubana Romeo y Julieta (desde 1875) tiene las anotaciones de haberse fumado con una buena conversa.

Lo primero, es el olor del tabaco antes del encendido: un ritual, una costumbre, que tengo desde que aprendí a catar vinos. Hay que oler y captar todos los aromas posibles para despertar la memoria olfativa que todos tenemos. Así, este cigarro cuya vitola de galera es Cremas (140 milímetros, cepo 40) ofrece desde el principio una gama de aromas interesantes: al principio uno entre dulzón y amargo como el del chocolate negro y al final deja en la nariz un picoso de especias.

Al encenderlo esos aromas se trasladan a la boca: picoso desde el principio (el tiro es perfecto) pero sin ser fuerte. Un picor que no se impone y es agradable incluso para quienes no acostumbran a fumar frecuentemente.

Luego, con el diálogo distendido, este Romeo se vuelve como el chocolate negro (seguramente las reminiscencias de la infaltable Julieta de esta marca centenaria). Y es entonces cuando se hace necesaria una bebida que debe estar a su par: un whisky de 12 años fue la compañía y la armonía perfecta. Un ron tampoco desentona, claro.

No se descuide, este Romeo sigue deparando sorpresas: como todo habano al llegar a la parte final de su fumada empieza a concentrar aromas y sabores. Aquí conseguimos un picoso un poco más fuerte que al principio que hace que cada bocanada se deba hacer más profunda y más lenta también.

Los conocedores, los más habituales, dicen que este habano, hecho con hojas procedentes de Vegas Finas de primera de la Región Vuelta Abajo en Cuba, se disfruta en 40 minutos. Seguramente, pero yo lo hice en hora y media: hablando de literatura, blogs, periodismo y las expectativas acerca del futuro. Recordaré con detalle la conversación y las bocanadas de humo que desaparecían en el cielo oscuro de Caracas. –Luis Martínez

Tabaco cortesía de La Casa del Habano, Caracas. Tlf. 993 4575

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...