Quinta do Vale Meão

Publicado: 29 julio, 2010 por Administrador en Copa tras copa Enviar este post por email Enviar este post por email

quintabotellaEl valle del río Douro es un paisaje duro y agreste. Sólo la suma de la voluntad de portugueses y gallegos pudo lograr un prodigio donde naturaleza y hombre armonizan en equilibrio perfecto.

Catar vinos del Douro es adentrarse en los misterios del esquisto, el granito y la piedra de río, suelos puestos allí por sismos inmemoriales. Caminar entre sus viñedos es sentir la incertidumbre del tiempo pero también la certeza de la historia, es comprender el alma campesina que respeta y ama la tierra que hace posible el sustento trocado en vino.

Hoy, el Douro es un reservorio de tipicidad y carácter, un rico archivo de aromas, sabores y texturas inimitables e irrepetibles en el mundo que lucha y resiste a la visión y la práctica industrial y estandarizadora del vino. El Douro es honestidad pura embotellada en clave de Touriga Nacional, Touriga Francesa, Tinta Roriz, Tinta Amarela, Tinta Barroca y Tinta Cao, y es, también, una emblemática etiqueta: Quinta do Vale Meão.

Ultimo proyecto en 1877 de la mítica Dona Antónia Adelaide Ferreira la ‘Ferreirinha’ (1811-1896), personalidad relevante de la historia del vino portugués, en pagos del Douro Superior, muy cerca de Vila Nova de Foz Côa, el río Douro dibuja un gran meandro: en el centro de éste se encuentra la Quinta (finca), cuyo nombre Meão quiere decir, precisamente, ‘en el medio’, y que por muchos años fue proveedora de la uva que hizo posible el célebre Barca Velha.

Francisco Olazábal, bisnieto de la “Ferreirinha” y hoy al frente de Quinta do Vale Meão, es quién comienza a recomprar a las diferentes ramas de los Ferreira ‘trozos’ de la Quinta, cuya propiedad se fue desmembrando con el paso de las sucesivas generaciones. El largo proceso para unificar el viñedo terminó en 1994, y la Quinta hoy conforma 62 hectáreas de excelentes vides cuya edad promedia los 40 años.

Con una producción de apenas 30.000 frascos, Quinta do Vale Meão salió al ruedo con su primera cosecha en 1999, significando un salto enorme para lo que hasta entonces era el vino lusitano.

Complejo, pero al mismo tiempo franco y de taninos golosos, concentrado y de una acidez filosa y fresca, se entrega pletórico de fruta, hierbas y tonos minerales.

Digo, sin temor a equivocarme, que Quinta do Vale Meão es un vino imprescindible. Hay que catarlo, beberlo y disfrutarlo antes de que la muerte, perra negra, nos invite fatalmente a su jardín. Por suerte y para sosiego de unos cuantos, las cumplidoras cavas de Casa Oliveira guardan escasas botellas de la excelente cosecha 2007. ¡Salud! -Vladimir Viloria

pixelstats trackingpixel

One Comment on “Quinta do Vale Meão”

  1. Guedes

    Que te ha parecido este 2007 para guardar?

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...