Smoke & Blue in the Face

Publicado: 9 agosto, 2009 por Administrador en Libros de humo Enviar este post por email Enviar este post por email

Paul Auster

Anagrama

SmokeWayne Wang, un realizador originario de Hong Kong que ha hecho películas algo vagas pero de alguna manera muy poderosas como The Chinese Box (que contiene una escena memorable en la que Rubén Blades le explica a Jeremy Irons para qué sirve un bolero, para organizar el sufrimiento) leyó una vez un cuento del conocido autor neoyorquino Paul Auster. Le gustó tanto que lo buscó para hacer una película con él. Auster se entregó de lleno a la tarea, con el efecto colateral de que luego se dedicó por su cuenta a dirigir filmes lamentables, pero en aquel momento feliz en que ambos trabajaron juntos produjeron una doble maravilla.

Primero, un largometraje, Smoke, que junta en un estanco de Brooklyn, el eterno paisaje de Auster, a un montón de estupendos personajes y a algunos de los temas recurrentes de su novelística, como la búsqueda del padre, la labor del escritor y el peligro de la mendicidad. El largo, protagonizado por un estupendo Harvey Keitel como un irónico vendedor de puros, tiene a gente como William Hurt y Forrest Whitaker. Es una película honda, que uno no olvida, un raro ejemplo de cine rebosante de sabiduría.

Auster y Wang la rodaron y la pasaron tan bien que improvisaron una segunda película, llamando a otro montón de gente, que titularon Blue in the Face. Está hecha en los mismos escenarios, con algunos de los personajes de Smoke y con otros nuevos como Michael J. Fox haciendo de loco, el director Jim Jarmusch representando a un tipo que acude a la tienda para fumarse su último cigarrillo, y el músico Lou Reed contando por qué ama tanto Brooklyn.

Este libro reúne los guiones de ambas joyas fílmicas, que están atravesadas por el cariño a los cigarrillos y a los cigarros. Aquí todos los formatos que pueden fumarse tienen la misma importancia, aunque los Schimmelpenninks holandeses que consume Hurt para tratar de terminar su libro adquieren una luz especial. Es un libro imprescindible para fumadores que son cinéfilos, una condición que, como sabemos, es común. –Rafael Osío Cabrices

pixelstats trackingpixel

Dejar un comentario

Más en vitolario

Síguenos en twitter

Doble corona

Padrón: un paseo entre tabaco Padrón: un paseo entre tabaco

Un viaje por las plantaciones de tabaco de Padrón en Nicaragua... http://youtu.be/7jIbcTBvHmE  

Y llegó Toraño Y llegó Toraño

Toraño entra, ahora sí, con buen pie en Venezuela. La afamada marca ...

Copa tras copa

Seducidos por Grant’s Seducidos por Grant’s

En cada puesto hay cinco copas. En la primera el líquido es ...

Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología Diplomático Single Vintage 1997: un ron de antología

Diplomático Single Vintage Rum 1997 irrumpe en la escena del Ron de ...

Fuma que algo queda

Habanos: ¿Y cómo queda eso? Habanos: ¿Y cómo queda eso?

Lo que está bien no hay que menearlo: sabiduría de calle a ...

Oval Maduro, el retador Oval Maduro, el retador

Es casi un ejercicio extremo fumarse dos tabacos en simultáneo. Pero bien ...